Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medio Ambiente y el Gobierno de Cantabria abordan el Pacto Nacional del Agua

La directora general del Agua del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Liana Ardiles, se ha reunido este lunes con el director general de Medio Ambiente de Cantabria, Miguel Ángel Palacio, en el marco de la ronda de contactos puesta en marcha por el Ministerio para avanzar en el proceso de debate que dé lugar a un Pacto Nacional del Agua.
A lo largo de este mes se están manteniendo las primeras reuniones con todas las comunidades autónomas para que aporten las propuestas que quieren incorporar al Pacto Nacional del Agua. Ya se han celebrado los primeros encuentros con Castilla y León, Comunidad de Madrid, La Rioja, Navarra, Galicia, Islas Baleares, País Vasco, Extremadura, Principado de Asturias, Melilla, Aragón, Región de Murcia, Andalucía, Canarias y Comunidad Valenciana.
Tras avanzar en el proceso de debate con todas las comunidades autónomas, estos encuentros se extenderán, en los próximos meses, a todos los usuarios del agua y a otros colectivos, puesto que el objetivo con el que nace el Pacto Nacional del Agua es involucrar a todos los sectores y agentes implicados para alcanzar el máximo consenso en un acuerdo que dé respuesta a los principales retos de la gestión del agua en nuestro país.
El Pacto Nacional del Agua debe recoger las propuestas técnicas para hacer un uso más eficaz, solidario e integrado de los recursos existentes, según explica el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en un comunicado de prensa.
El punto de referencia serán los temas identificados en los planes hidrológicos del segundo ciclo, dando continuidad a este diálogo en el marco del proceso de preparación de los planes hidrológicos del tercer ciclo, de acuerdo con el calendario establecido en la Directiva Marco del Agua.
Este futuro pacto se centrará en cuatro grandes capítulos: la atención de déficits, el cumplimiento de los objetivos ambientales fijados en los planes hidrológicos, la puesta en marcha de los planes de gestión de riesgos de inundación y otra serie de medidas en materia de gobernanza del agua.