Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Marta dice que es "persona non grata" en la zona de búsqueda del cuerpo

Antonio del Castillo, padre de la joven desaparecida y presuntamente asesinadacuatro.com

El padre de Marta del Castillo, desaparecida en enero de 2009 en Sevilla y por cuyo asesinato fue condenado a 21 años y tres meses de cárcel Miguel Carcaño, ha valorado este viernes la nueva búsqueda iniciada por la Policía Nacional en unos pozos ubicados en una antigua estación de bombeo de agua, en la pasarela que une Camas con Sevilla, pero ha criticado que los agentes no le dejen acercarse "ni a 200 metros" de esta zona.

"Soy persona non grata allí", ha señalado Antonio del Castillo, quien ha asegurado que, en la jornada de este jueves, se desplazó a la zona de búsqueda tanto por la mañana como por la tarde, pero, a pesar "de estar fuera del cordón policial", los agentes "me echaron de allí" y "me dijeron que tenían orden de sus superiores de que allí no podía haber ni periodistas ni familiares" de la víctima.
Sobre la nueva búsqueda, el padre de Marta del Castillo ha indicado que recientemente recibió una llamada del Ministerio del Interior en la que se le informó de que la búsqueda se reanudaría después de Navidad, aunque "no me dijeron ni el sitio ni el día", tras lo que se ha reactivado en una zona "donde no se había buscado nunca" y en la que "hay al menos cinco pozos".
"OJALÁ LA ENCUENTREN PRONTO"
Antonio del Castillo, que ha valorado "positivamente" esta nueva búsqueda, ha asegurado que es "optimista" en cuanto a que la Policía "pueda algún día encontrar el cuerpo" de su hija. "Ojalá la encuentren y que sea pronto", ha concluido.
La Policía Nacional, de su lado, ha reanudado las labores de búsqueda del cadáver de la joven en estos pozos ubicados en una antigua estación de bombeo de agua, en la pasarela que une Camas con Sevilla.
El pasado 17 de noviembre de 2014, la Policía comunicó al padre de Marta, Antonio del Castillo, que "por ahora" daba por finalizada la búsqueda iniciada a principios de 2014 en la escombrera ubicada junto a la pasarela del río Guadalquivir, entre Camas y Sevilla.
Según informó entonces el padre de la joven, la Policía le trasladó que suspendía la búsqueda porque "tienen que reorganizar y estudiar" los datos con los que cuentan hasta el momento.
No obstante, Antonio del Castillo aseveró que, "si de aquí al primer trimestre de 2015, la Policía no reinicia la búsqueda, lo haré yo con mis propios medios y con los permisos que sean necesarios". "Todo esto me huele muy mal", aseveró el padre de la joven.
En el marco de esta búsqueda, cabe recordar que la Policía halló en la zona restos óseos que hicieron crecer en la familia la esperanza de que correspondieran a Marta, aunque finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmó que no eran los de la joven, ya que, según determinaron los forenses desplazados hasta la zona, la antigüedad de los huesos hallados "hace que sean incompatibles con los de la joven desaparecida".
LOCALIZACIÓN DE RESTOS ÓSEOS
En un comunicado de prensa, el Alto Tribunal andaluz ya explicó que, "en un primer análisis", los forenses desplazados a la zona "confirmaron que los restos óseos" hallados por la Policía "son humanos", aunque su antigüedad "hace que sean incompatibles" con los de la joven sevillana desaparecida en enero de 2009.
La localización de los restos óseos se produjo en el marco de la búsqueda que lleva a cabo la Policía Nacional para la localización del cadáver de la menor, para cuyo fin el Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla mantiene abierta una pieza separada.
Esta búsqueda se inició el pasado mes de marzo de 2014, después de que la Policía recibiera los resultados del 'test de la verdad' al que fue sometido el asesino confeso de la joven, Miguel Carcaño, aunque la Policía ya estaba realizando labores de investigación relacionadas con esta escombrera antes de recibir las conclusiones de dicho test, realizado por el neurólogo y neurofisiólogo clínico José Ramón Valdizán.
Fue el 6 de marzo cuando Miguel Carcaño se sometió en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza al denominado 'test de la verdad', en el que, según el padre de Marta, el joven tuvo un estímulo "muy fuerte" ante una imagen de "una escombrera", precisamente donde la Policía llevó a cabo la búsqueda.