Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Archivan la causa del joven que perdió la visión de un ojo por un pelotazo en una marcha

El juez de Instrucción número 42 de Madrid ha archivado de forma provisional la causa en la que investigaba la actuación policial llevada a cabo el 22 de marzo de 2014 después de que un joven de 20 años perdiera la visión de un ojo tras recibir un pelotazo de goma disparado por la policía desplegada en la zona de Cibeles.

Lo ha confirmado a Europa Press el abogado de Iñaki Galán, quien recientemente había solicitado la magistrado que testificaran 33 de los agentes que participaron en este operativo para identificar a su agresor.
Pese a ello, según adelantó esta mañana la Cadena Ser, el juez instructor ha archivado la causa, un auto que ya ha sido recurrido en reforma y que lo será impugnado en apelación si no se reabre.
El letrado entiende que no se han agotado todos los medios probatorios para llegar hasta el final del asunto.
"Iñaki perdió la visión al principio en un 97%. Luego la fue recuperando, pero fueron muchos meses en el hospital. Hay secuelas que queremos reclamar. Iremos a otras vías", ha adelantado.
LA VERSIÓN DE LA FAMILIA
En su momento, el padre del joven contó a Europa Press que su hijo se encontraba en la manifestación del 22 de marzo de 2014 "reivindicando sus ideas" cuando todavía no había dado por finalizada, sobre las 20.45 --estaba autorizada hasta las 21.00 horas--, y fue cuando escuchó disturbios a su espalda.
"Iñaki estaba en un bloque retirándose hacia Cibeles, giró la cabeza y se encontró con el impacto de la bola lanzada por la Policía", indicó. "Mide 1,80 metros, así que el impacto fue directo, sin ningún rebote.
El tiro se produjo a entre 50 y 75 metros de distancia. Llega a ser más cerca y pierde también el globo ocular", especificó el padre.
"No hubo ningún enfrentamiento. No hubo ningún motivo y estaba a una distancia prudente a donde empezaron las cargas. Iñaki es absolutamente pacifista, aunque es muy reivindicativo", aseguró, tras afirmar que el herido no tiene ningún antecedente policial.