Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manoli, que cambió el Bombo por la varita, y la falta de suerte entre el público, anécdotas del Sorteo

Los disfraces de los asistentes como el de Manoli, la señora de 80 años que siempre es la primera en entrar al Teatro Real y que este año se hacía pasar por Hada Madrina, o el de Juan, de Papa con un crucifijo formado por décimos, han sido los protagonistas una vez más del Sorteo Extraordinario de Navidad, que se ha celebrado este 22 de diciembre de 2016 y que no ha repartido premios entre el público que lo seguía en directo desde el coliseo madrileño.
Las puertas del Teatro Real se abrían a las 8,00 horas de este jueves, aunque desde horas e incluso días antes, varios centenares de personas hacían cola para asistir en directo a este Sorteo Extraordinario. La primera era, un año más, Manoli, una señora de 80 años que el año pasado iba disfrazada de Bombo y que para 2016 ha elegido el atuendo de Hada Madrina.
"Llevo aquí desde las nueve y media de la mañana del miércoles", ha contado a Europa Press, mientras guardaba la fila. Este año, Manoli ha llegado a esperar casi 24 horas en la puerta del recinto con su "varita" para "tocar el décimo". Si resultaba premiada, tenía claro a qué iba a destinarlo: a "tapar agujeros" y a ayudar a la ONG del padre Ángel García, Mensajeros de la Paz.
Detrás de ella, aguardaba Jesús, un cántabro que ha viajado por duodécimo año hasta la capital para asistir al sorteo y que asegura que llegó a la fila "solamente diez minutos después de Manoli", en su caso con un disfraz de Papa y un crucifijo hecho con décimos. Un poco más atrás, Rafael, llegado desde Barcelona, destacaba por su uniforme de legionario que llevó en su juventud.
El frío arreciaba, aunque el disfraz y el chocolate con churros que estaban repartiendo en la terraza de la cafetería colindante con el Teatro Real han ayudado al público a aguantar hasta el comienzo del Sorteo. Además, Jesús apuntaba que los nervios que tenía, incluso le habían hecho entrar en calor. En su caso, la suerte tenía que ser para una asociación benéfica donde compró su participación.
Mientras estaban entretenidos atendiendo a las entrevistas de los 99 medios de comunicación que llegaban para cubrir el Sorteo, las agujas del reloj han marcado las 8,00 horas y aquellos que guardaban la cola han comenzado a entrar al teatro en orden y eligiendo los mejores sitios.
En ese momento, comenzaba la comprobación de las bolas y varias personas se acercaban a verificar si su número estaba en la tabla correspondiente. Diez minutos antes de las 9,00 horas, los responsables del Sorteo han procedido a introducir las bolas en los bombos, entre aplausos del público e imitaciones de los niños de San Ildefonso, los responsables de cantar los premios conforme salgan.
Precisamente, una de las curiosidades de este Sorteo ha sido la protagonizada por las niñas del Colegio Residencia San Ildefonso Lorena Stefan y Nicole Valenzuela, que ya cantaron el 'Gordo' el año pasado y que este año 2016 han tenido de nuevo la suerte de entonar el número 66.513, dotado con 400.000 euros a cada décimo. "Es muy raro", han asegurado a los medios las alumnas, para las que era su último año en el Sorteo, en referencia a lo extraño que es cantarlo dos años seguidos.
NINGÚN PREMIADO EN EL TEATRO
Sin embargo, ninguno de los asistentes al Teatro Real ha resultado agraciado ni con el 'Gordo' ni con ninguno de los otros 12 premios mayores, a diferencia del año pasado, cuando un madrileño que llevaba abonado desde hacía 40 años al mismo número levantaba su décimo en señal de victoria, ya que había sido agraciado con un quinto premio.
Si bien, en esta ocasión, los asistentes han abandonado el Teatro Real con las manos vacías, también la propia Manoli que lleva desde 2011 entrando la primera al Sorteo pero que no pierde la esperanza y regresa año tras año décimo en mano y con un disfraz de la suerte.
Pese a que no la han tenido en esta ocasión, muchos de ellos aseguraban antes de entrar que, más allá de la posibilidad de ganar un premio, vuelven todos los años por "la ilusión", la oportunidad de ir disfrazado y para encontrarse con los amigos con los que sí han sido agraciados por este Sorteo.