Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Mamá' a los ocho años

'Mamá' a los ocho añocuatro.com

Lili lava los platos de la cena que ha preparado mientras espera a que se caliente la leche. Al terminar, sube la bebida a los más pequeños de la casa y les ayuda a ponerse el pijama. Es su rutina al volver del colegio. Lili tiene ocho años y ejerce el papel de ‘mamá’ que su madre, enferma de escoliosis, no puede desempeñar.

La madre de Lili padece escoliosis a los 37 años. Una condición degenerativa que provoca una curvatura en la columna vertebral. Sufre muchos dolores y necesita un bastón para caminar. Pero además de ser discapacitada, padece un trastorno de bipolaridad.
Tiene tres hijos. Lili cuida de sus dos hermanos pequeños. Uno de ellos, de tres años de edad, está medicado por TDH y tiene principios de autismo. La otra, tiene dos años.
Lili no tiene una vida común de una niña de ocho años. Pero va al colegio, y le encanta. “Me gusta ser yo y no tener que hacer cosas”, ha dicho a The Mirror. “Allí tengo amigos, y si no tengo tiempo para leer o hacer los deberes, los profesores me ayudan”, ha señalado.
“Algunos de mis amigos quieren ser como yo porque soy más madura. Sé cómo hacer té y café”, ha contado orgullosa.
“En el único momento en el que siento envidia es cuando voy a casa de otros niños y sus mamás les preparan patatas y galletas mientras ven la televisión. Me gustaría quedar más para jugar, pero para mi madre es difícil tener más niños alrededor.”
También tiene tiempo libre. “No siento que me esté perdiendo mucho”, ha dicho. “Con mi padre suelo hacer actividades como ir a nadar.”
La pequeña ‘madre’ es miembro de una asociación de menores en la misma condición que ella. Allí no van para hablar o compartir situaciones. Van a jugar. A sentirse libres de sus responsabilidades.
Su madre se siente muy orgullosa de ella. “Me preocupa que algún día Lili me tenga rencor. Le he preguntado si le gustaría ser como sus amigos. Pero ella simplemente me contesta: “Esta es mi casa. Tú eres mi madre. ¿Por qué iba a querer algo más?” Tengo suerte de tenerla.”