Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bautizan un asteroide con el nombre de Malala, Premio Nobel de la Paz

Malala YousafzaiReuters

El asteroide 316201 ha sido bautizado con el nombre de Malala, en honor a la ganadora del Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai, la niña pikistaní atacada por los talibán al querer ir al colegio siendo mujer. La astrónoma de la agencia espacial estadounidense (NASA) y descubridora del cuerpo astronómico, Amy Mainzer, ha sido la encargada de designar el nombre del asteroide, y asegura que "si alguien se merecía que le pusieran su nombre a un asteroide, esa era ella".

Amy Mainzer, una astrónoma de la agencia espacial estadounidense (NASA), ha bautizado con el nombre de Malala al asteroide hasta ahora conocido como 316201 en honor de Malala Yousafzai, la niña paquistaní que fue atacada por los talibán por querer ir al colegio pese a ser mujer. "Les informo con gran placer que he bautizado el asteroide 316201 con el nombre de Malala", ha informado la conocida astrónoma. "Nos enteramos de la impresionante historia de Malala y pensamos que si alguien se merecía que le pusieran su nombre a un asteroide, esa era ella", ha apuntado.
Mainzer explica que, como descubridora de este cuerpo astronómico, tiene derecho a ponerle nombre conforme a la normativa de la Unión Astronómica Internacional. "Es un gran honor ponerle el nombre de Malala", ha apostillado.
Se trata de un asteroide que orbita alrededor del Sol entre Marte y Júpiter y que tarda 5,5 años en dar una vuelta completa. Tiene unos 4 kilómetros de diámetro y su superficie es muy oscura, explica la propia Mainzer. "Mi sueño era convertirme en científica (...). Mi consejo para las niñas es que la ciencia y la ingeniería son para todos", ha destacado.
"Necesitamos mucho del potencial intelectual de todas las personas inteligentes para resolver los problemas más difíciles de la Humanidad y no podemos prescindir de la mitad de la población", ha argumentado Mainzer. Además, la astrónoma asegura que "es un sentimiento maravilloso aprender del mundo que te rodea". "Es un trabajo del que te enamoras a diario", ha destacado.
Malala recibió el premio Nobel de la Paz 2014 con un alegato en defensa del derecho a la educación de los niños y en contra de los abusos que sufren los menores, especialmente el trabajo infantil y los matrimonios concertados. La activista sobrevivió tras resultar gravemente herida por un disparo en la cabeza en un ataque de los talibán cuando volvía de la escuela en 2012.