Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF pide a Pfizer que siga el ejemplo de GSK y baje el precio de sus vacunas para crisis humanitarias

Médicos sin Fronteras (MSF) ha celebrado la decisión de la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) de bajar el precio de sus vacunas esenciales para aquellas organizaciones no gubernamentales que las necesiten en crisis humanitarias, y anima a Pfizer a que siga el ejemplo y también abarate sus productos como le llevan pidiendo desde hace tiempo.
GSK ha anunciado este lunes que esta decisión comenzará a aplicarse a su vacuna contra el neumococo 'Synflorix', que se abaratará hasta algo más de dos euros (3,05 dólares) por dosis a organizaciones benéficas que financien y proporcionen programas de inmunización a refugiados y personas desplazadas.
MSF lleva siete años manteniendo conversaciones con ambas compañías, ya que son los únicos fabricantes de una vacuna que proteja frente a esta bacteria causante de neumonía, para conseguir que abarataran su precio ya que, hasta ahora, debían comprarla en farmacias locales a un precio de 60 euros la dosis.
Tras el anuncio de GSK, MSF espera ahora que Pfizer iguale su oferta y que ambas compañías también reduzcan el precio de la vacuna para los gobiernos de aquellos países en desarrollo que todavía no puede "permitirse el lujo" de incluirla en sus calendarios de vacunación infantil.
"Con esta reducción de precios, nuestros equipos por fin serán capaces de ampliar sus esfuerzos para proteger a los niños contra esta enfermedad mortal", ha destacado Joanne Liu, presidenta internacional de MSF.
Hasta ahora, según lamenta esta organización, Pfizer sólo ha ofrecido un programa de donación de medicamentos pero desde MSF prefieren que opte por un acceso más asequible y sostenido de sus vacunas de modo que "la salud no se base en la buena voluntad de las empresas".