Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le pierden la maleta con el vestido de novia un día antes de la ceremonia

Lucia Baratta,John Sessions,novioscuatro.com

Después de llegar a las Islas Orkney,  Lucía Baratta se enfrentó a un escenario de pesadilla: Le habían perdido su equipaje en el que iba su vestido de novia. La ceremonia peligraba, porque estaba todo previsto para el día siguiente. Sin embargo, los habitantes de la isla se movilizaron y la pareja de escoceses pudo casarse gracias a la generosidad de los vecinos.

La pareja llegó al hotel Kirkwall, en las islas Orcadas, archipiélago al norte de Escocia y los responsables del lugar al enterarse del imprevisto, publicaron en la cuenta oficial la angustia que vivían los novios.
Contaron lo que les había pasado a Lucía Baratta y a su futuro marido,  John Sessions. Publicaron la talla de ella, su número de zapato y en unas horas, los habitantes de la isla se movilizaron y empezaron a ofrecer todo lo que la novia necesitaba para contraer matrimonio, según ha publicado la BBC.
Los vecinos ofrecieron 12 vestidos de novia de su talla, para que Lucía pudiera escoger el de su gusto. Le ofrecieron el velo, la tiara, el collar, los zapatos, maquillaje y hasta las flores.
La pareja pudo casarse gracias a la solidaridad de los habitantes de Orkney que lo hicieron posible. Fueron declarados marido y mujer el pasado martes y no hubo que suspender ni retrasar la ceremonia.
Lucía Baratta agradeció a la comunidad, porque su entrega "ha sido increíble".