Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño cumple su sueño de viajar por el mundo antes de perder la vista

Un niño viaja por el mundo antes de perder la vistaInformativos Telecinco

A sus doce años, el neozelandés Louis Corbett, está perdiendo la vista. Su deseo antes de quedarse ciego es viajar por todo el mundo para visitar los lugares que admira. Corbett sufre la enfermedad hereditaria retinitis pigmentosa junto a dos de sus hermanos mayores. Sus padres, Catalina y Tim, le preguntaron qué lugares quería visitar y el chico elaboró una lista con los destinos a los que quería viajar.

Louis, de Auckland (Nueva Zelanda), eligió el Gran Cañón, las Catarátas del Niágara, el Empire State y la sede de Google en California. Según publica el 'Daily Mail' también expresó su deseo de ver un partido en vivo de baloncesto de los Boston Celtics, equipo del que es seguidor. "El año pasado, cuando se aceleró su enfermedad, fue difícil, pero este año vamos a tratar de llenar su mundo con todas lasbellas imágenes que podamos", afirmó su madre Catalina Corbett.
La vista de Louis se desvanece rápidamente. Hasta un 50% en el último año, así que el viaje tenía que preparse lo antes posible. Un hombre de negocios, Warren Casey, de Boston, se trasladó a Auckland para hacer realidad el sueño del niño. Casey hizo una gran donación y se comprometió a llevar a Louis y su familia a Boston para el partido del Celtic ante los Warriors de Golden State. "Lo hice porque los Corbetts son mis vecinos de al lado, dijo el señor Casey, quien divide su tiempo entre Boston y su casa en Auckland. Gracias a la generosidad de Casey y sus socios, que accedieron a pagar el viaje y a la generosidad de la gente de todo el mundo consiguió reunir 25.000 dólares se elevó en sólo cuatro semanas. 
La campaña de recaudación de fondos también llegó a la atención de Corinne Grousbeck, esposa del director de los Celtics, Wycliffe Grousbeck , cuyo hijo de 21 años de edad, sufre de una condición similar a la de Louis. "Alguien me tuiteó un artículo acerca de este niño en Nueva Zelanda y me dijo que debería leerlo", dijo la señora Grousbeck. "Cuando leí que era un gran fan de los Celtics, pensé que tenía que venir a ver un partido. Es algo realmente duro", relató la mujer.