Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Liga de Universidades de Investigación europea afirma que los ministros de Economía son sus "enemigos número uno"

Pide imitar la eficiencia de las empresas, unir fuerzas y establecer una política de donaciones para sobrevivir al "tsunami asiático"
El secretario general de la Liga de Universidades de Investigación europeas (LERU), Kurt Deketelaere, ha afirmado este lunes 12 de diciembre que los ministros de Economía y Finanzas son los "enemigos número uno" por su visión cortoplacista de la inversión en investigación, innovación y educación y ha asegurado que se necesita "tiempo y paciencia" porque sus resultados no son inmediatos. "Los recortes en este campo son fáciles", ha denunciado.
"Se necesita tiempo, paciencia e inversión. No podemos ser juzgados con objetivos a corto plazo (...) Los ministros de Economía son nuestros enemigos número uno. Los de Educación e Investigación están de nuestro lado, pero no son quienes deciden sobre los fondos y el dinero", ha advertido en un encuentro informativo el dirigente de esta organización formada por 21 universidades líderes en investigación. La Universidad de Barcelona (UB) es la única española que pertenece a este grupo.
En este sentido, ha indicado que "hay que ser realistas" porque no se puede pretender tener "los mejores estudiantes, el mejor personal, la mejor estructura de investigación si no hay un soporte financiero suficiente". También ha alertado de que es "frustrante" intentar competir con los sistemas universitarios asiáticos, que invierten entre el 4 y el 5% del PIB en investigación y educación, cuando la media Europa es del 2%.
Deketelaere ha insistido en mostrar no sólo a los dirigentes políticos sino también a los ciudadanos el "valor añadido" que supone la innovación, investigación y educación para un país y ha explicado que desde LERU están desarrollando para todas las disciplinas universitarias ejemplos de proyectos de investigación "para demostrar a la sociedad que el apoyo ha merecido la pena".
"Está claro que como universidades tenemos que hacer mejor trabajo cara a los ciudadanos. Tenemos que hacer un esfuerzo grande para puentar esta brecha", ha indicado el secretario general de LERU, que también ha asegurado que la gente está cada vez más interesada en involucrarse y que eso exige "explicar mejor" lo que se hace en la Universidad.
BUSCAR OTRAS FUENTES DE FINANCIACIÓN
Sobre las fuentes de financiación, ha indicado que la pública cada vez se está contrayendo más en general en todos los países, incluso en los escandinavos, y que sólo hay alguna excepción como Alemania, que pese a la crisis el Gobierno la ha aumentado. Por eso, ha insistido en la necesidad de buscar fondos provenientes de fundaciones, beneficiencias o filantropía: "Tenemos que desarrollar en Europa la política de donaciones".
Deketelaere ha dicho que otro de los problemas es la burocracia que soporta la Universidad a la hora de solicitar fondos públicos, que supone un desgaste de recursos y tiempo. También ha indicado que sus estructuras, con más de cien departamentos, no permite que el sistema sea ágil. "La organización es en muchas universidades españolas tan compleja y cada decisión lleva tanto tiempo, que es muy difícil llegar a la primera parte de los ránkings", ha añadido.
LA UNIVERSIDAD, EFICIENTE COMO UNA EMPRESA
"A fin de cuentas, las universidades son como compañías o empresas que hay que dirigirlas como tales si queremos que sean eficientes, eficaces y efectivas", ha indicado el secretario general de esta liga europea universitaria, que ha admitido que no está bien vista esta comparación.
Si bien ha señalado que las universidades tienen otros fines además de los resultados investigadores, Deketelaere ha advertido también de que si no se cambia esto, se logran donaciones y se "unen fuerzas" entre los campus europeos "difícilmente estos van a poder sobrevivir al tsunami asiático".
Así, ha puesto el ejemplo de China, donde la inversión estatal "seguirá fluyendo" mientras sus universidades se mantengan en los diez primeros puestos de los ránkings internacionales. "Así, es imposible que podamos actuar por separado", ha aseverado.
¿ESPAÑA PUEDE SER LA CALIFORNIA DE EUROPA?
Preguntado por si existen razones objetivas que impidan que España sea la 'California de Europa', el dirigente de LERU ha asegurado que cuenta con "todos los ingredientes" para llegar a serlo y que tiene "potencial", pero que antes muchas de sus universidades tienen que buscar un "equilibrio" entre una mayor autonomía y la rendición de cuentas debido a la carga de burocracia antes mencionada.
Asimismo, ha indicado que el Gobierno español tiene que ser "consciente" de que el dinero que se gasta en educación, investigación e innovación "no es un coste sino una inversión" y que desde Europa se hizo todo lo posible por compensar los recortes de varios países. "Son los recortes fáciles", ha denunciado.
Deketelaere ha preguntado por los estudiantes e investigadores que se ha marchado de España durante la crisis porque tenían mejores oportunidades fuera y ha afirmado que quizás se puede ahora recuperar a este colectivo. Si este retorno España lo combina con la mejora de las "condiciones ambientales" para investigación e innovación, podría ser, a su juicio, "la California de Europa".