Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los buzos recuperan 49 cuerpos más de inmigrantes en Lampedusa

El barco hundido en LampedusaReuters

Los buzos del Servicio de Guardacostas han recuperado este domingo otros 49 cadáveres de inmigrantes que viajaban en la embarcación que se hundió hace ya tres días frente a las costas de la isla de Lampedusa, al sur de Sicilia, con lo que ya son 180 los fallecidos confirmados en el naufragio.

 Los últimos cadáveres rescatados se encuentran en avanzado estado de descomposición debido al tiempo transcurrido desde el hundimiento, cuando el barco se hundió poco después de iniciarse un fuego con aproximadamente 500 inmigrantes eritreos y somalíes a bordo.
En las tareas de rescate trabajan 40 buzos divididos en pequeños grupos que se turnan, ya que los restos del barco están a unos 47 metros de profundidad, por lo que cada buzo apenas puede estar abajo unos diez minutos, según informan los medios italianos. Tampoco el tiempo ayuda, con fuertes vientos y oleaje que obligaron a suspender las tareas de rescate durante la jornada del viernes.
   Este domingo ha visitado Lampedusa la ministra de Integración, Cecile Kyenge, quien se reunió con varios de los supervivientes del naufragio. "Estamos aquí para ayudar en esta enésima masacre, pero espero que no vuelva a ocurrir. Espero que sea la última vez que vengamos a Lampedusa para asistir a esta tragedia", ha declarado.
   Así, la ministra ha hecho un llamamiento a reflexionar sobre la posición de Italia, sobre las fronteras y el mar. Kyenge ha pedido que este "drama" no se aborde únicamente desde el punto de vista de Italia, sino "en conjunto con Europa".
   Además ha calificado de "sencillamente absurdo" que los supervivientes sean investigados por un delito de inmigración ilegal, en referencia a la conocida como ley Bossi-Fini que criminaliza a los inmigrantes, obliga a su deportación y les impone una multa de 5.000 euros a cada uno.
   Kyenge  ha denunciado además las condiciones "vergonzosas" en las que son internados los inmigrantes en Lampedusa. En el centro de acogida hay alrededor de un millar de personas internadas, incluidos 155 supervivientes del naufragio del jueves.