Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lágrimas de impotencia, "Iris estaría viva de haber recibido la protección que solicitó"

La madre de Iris, una de las últimas víctimas de violencia de género, llora desconsolada. Su caso es especialmente duro: Ella presenció la muerte de su hija en directo el pasado jueves. Iris Francés, de 34 años, fue apuñalada en plena calle en Santa Cruz de Tenerife a manos de su ex pareja. Su madre cuenta deshecha de dolor cómo intentó impedir que su hija fuera apuñalada. Finalmente no pudo hacer nada por salvar su vida y ella también resultó herida.

Hace dos años que el matrimonio se separó, ahí comenzó el acoso que desencadenó la tragedia. Una tragedia que la familia cree que se hubiera evitado    si a Iris le hubieran concedido la protección que le fue denegada. Algo que la familia no se explica ya que desde hace unos meses, Iris acudía al servicio de atención de víctimas de violencia de género. Por esto denuncian que Iris podría estar viva si se le hubiera concedido la orden de alejamiento que pidió y quieren hacer extensible la denuncia para que dejen de sucederse casos de este tipo.