Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una anciana casi acaba en la cárcel por vender muñecos de bebés hiperrealistas

Acusan a una anciana de traficar con bebés al confundirlos con muñecos hiperrealistasFacebook/bunnybundlesreborns (Kathy Cadle)

Kathy Cadle, residente en Sheffield Lake, en Ohio, Estados Unidos, quedó atónita cuando las autoridades se presentaron en su puerta para informarla de que la investigaban por tráfico de personas. Concretamente, por vender bebés. Incrédula, tuvo que convencer a un agente de que no era eso lo que vendía, sino muñecos increíblemente realistas.

Eran tan reales que a punto estuvieron de meterla en un auténtico problema. Concretamente, en una detención por un delito de tráfico de personas. Porque eso es lo que pensaron en primera instancia los policías que acudieron en busca de Kathy Cadle: que se dedicaba a vender bebés.
Sin embargo, aunque en realidad sí que se dedica a la venta, lo que ofrece no son bebés sino muñecos que pinta, recrea y mima hasta dotarles de un extraordinario hiperrealismo, lo que confundió a las autoridades, que se personaron en su puerta comunicándole la información con la que trabajaban. "¿Me estás tomando el pelo?", fue la respuesta que la mujer, –residente en Sheffield Lake, en Ohio, Estados Unidos–, dio de forma instintiva a un agente.
Naturalmente, no podía dar crédito ante tal acusación, y más aún tras descubrir que la policía había empleado parte del día preguntando al respecto a sus amigos más cercanos.
Fue entonces cuando Kathy se apresuró a coger una de sus creaciones, para convencer al agente de que todo se trataba de un error, algo que, evidentemente, tuvo que asumir.
Según explica el diario digital británico, Metro, la venta de estos muñecos tan realistas es una práctica hereditaria y tradicional en la familia, y su oferta está disponible para su compra a través de su Facebook en la página llamada 'Bunny Bundles Reborns'.
Además, cabe destacar que uno de sus objetivos y una de las razones por las que los ponen a la venta es para fines terapéuticos, dado que ocasionalmente son usados para pacientes con demencia y Alzheimer. De hecho, para estos casos, –debidamente justificados–, ofrecen una pequeña rebaja en el precio, que parte inicialmente desde los 200 dólares, es decir, unos 191 euros.