Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan este martes a los responsables del hotel de Almería que negó presuntamente alojamiento a jóvenes con Down

La vista oral contra los responsables de un hotel de la urbanización de El Toyo de Almería que en mayo de 2013 negaron presuntamente el alojamiento a un grupo de jóvenes con síndrome de Down en el momento de efectuar una reserva está señalado para este martes.
En el juicio, que se va a celebrar en el Juzgado de lo Penal 2 de la capital, la Fiscalía tiene previsto solicitar penas individuales de dos años de inhabilitación especial para el director comercial y la supervisora de gestión del hotel así como para la trabajadora de una plataforma de contratación de servicios turísticos y de ocio que, al parecer, redactó el email en el que se comunicaba la decisión.
El Ministerio Público considera que los tres actuaron "de común acuerdo" y que incurrieron en un supuesto delito contra los derechos constitucionales ya que les negaron la posibilidad de reservar plaza en el citado establecimiento por "motivo de su minusvalía" y, además, según remarca en su escrito consultado por Europa Press, "dando como razón el de no admitir a grupos de discapacitados psíquicos".
Según relata, el director comercial de la central de reservas del hotel Cabo de Gata Plaza Suites, G.G.Q., la supervisora de gestión, O.G.R., y la trabajadora de la empresa Welcome Incoming Services, V.T.S., entre el 1 de mayo y el 7 de mayo de 2013 "denegaron a la asociación almeriense para el Síndrome de Down (Asalsido) la posibilidad de hacer una reserva en el establecimiento", ubicado en la Avenida Juegos de Argel, en la urbanización de El Toyo.
El fiscal apunta que los investigados dieron como razón para no efectuar la reserva "la de no admitir a grupos de discapacitados psíquicos, negando así --ahonda-- la posibilidad de reservar por motivo de su minusvalía" e interesa inhabilitación especial para profesión u oficio relacionado con la industria y el comercio por un periodo de 24 meses.
El Juzgado de Instrucción 4 de Almería, que dictó procedimiento abreviado contra los tres, abrió diligencias penales después de que la Asociación Almeriense para Personas con Síndrome de Down (Asalsido) pusiese en conocimiento de la Fiscalía lo sucedido y, tras una investigación, esta elevase denuncia al estimar que lo relatado podía ser constitutivo de delito tipificado en el artículo 512 del Código Penal
UN "MALENTENDIDO", SEGÚN EL ESTABLECIMIENTO
Según la denuncia que interpuso Asalsido, una trabajadora del centro educativo concertado Down Almería, que depende de esta asociación, solicitó a una agencia de viajes que pidiera presupuesto de alojamiento a tres hoteles cercanos a la ciudad para organizar el viaje de fin de curso.
El hotel investigado habría contestado presuntamente que no podía facilitar un presupuesto para alojar a los jóvenes y habría argumentado que no "admitía grupos de personas con discapacidad psíquica", un extremo que fue rechazado por la dirección del establecimiento que, al hacerse público el caso, pidió "disculpas" y afirmó que se trató de "un malentendido".
Asalsido sostuvo por contra que contactó con la dirección del hotel para pedir explicaciones y que ésta "se reafirmó en su postura, añadiendo que este tipo de personas podrían molestar al resto de los clientes del hotel", lo que "ya les había ocurrido en otra ocasión".
El caso también dio lugar a que la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, abriese de oficio una investigación para conocer las actuaciones realizadas por la Junta de Andalucía y depurar una eventual infracción en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad. Para ello, pidió información a la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales a fin de determinar el alcance de las potestades de inspección y sanción desplegadas.