Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta andaluza defiende la "legalidad" de la segunda puerta de la Mezquita y Podemos lo tacha de "irresponsabilidad"

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, ha defendido que su departamento "ha ejercido la legalidad" en todo el procedimiento en relación al proyecto de la llamada segunda puerta de la Mezquita-Catedral de Córdoba y la "ha garantizado", mientras que Podemos afirma que "la licencia que se concedió para tales obras es una irresponsabilidad".
La consejera, en respuesta a una pregunta planteada por Lucia Ayala en el Pleno del Parlamento sobre por qué la Consejería "no ejerció su función como garante" de la Mezquita-Catedral ante las obras para la apertura de puerta en la nave 17 que facilitaría el acceso al interior del templo de la procesiones durante la Semana Santa, le ha dicho que "falta a la verdad", porque "hemos trabajado en el marco de la legalidad y así lo respaldan los informes de los distintos organismos".
Así, Aguilar afirma que la Consejería "ha ejercido la legalidad en todo el procedimiento y la ha garantizado" y, además, "hemos ejercido la tutela sobre el bien". De este modo, explica que el 29 de junio de 2015, la Delegación Territorial, previo informe de la Comisión de Patrimonio Histórico, "dictó una resolución favorable a la propuesta del Cabildo", que luego "fue recurrida por dos particulares que solicitaron informe a Icomos".
"Dicho informe decía que remitiéramos el proyecto a la Unesco y eso es lo que hizo la Consejería", afirma Aguilar, cosa que, reprocha a Ayala, "conscientemente ha omitido en su intervención". "La Unesco fue taxativa y dijo que la modificación no tendría un impacto negativo en el valor excepcional del bien" y añadió "que si facilitaba las procesiones podría resultar beneficiosa".
De este modo, Aguilar subraya que la Unesco "ha avalado el proceso, dentro de nuestras competencias y en el marco de la legalidad", por lo que manifiesta: "Lo hemos hecho bien, lo sabe bien, pero quiere crear dudas donde hay legalidad y claridad". "En su juego no vamos a entrar porque Córdoba nos importa", concluye.
Por su parte, Lucía Ayala señala que cuando en 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad "ya incluía las celosías, es decir, están protegidas al mismo nivel que las columnas de Abderramán I", y señala que las leyes al ser un bien protegido "no contemplan los cambios de uso arbitral como es este caso". Además, apunta que hay informes técnicos "rotundos en contra de estas actuaciones", como el Icomos España.
Por todo ello, Podemos señala que "la licencia que se concedió para tales obras es una irresponsabilidad", por lo que apela "a la responsabilidad" de la consejera de Cultura y señala que aunque valora sus avances respecto a otros temas culturales, le pide a Aguilar que "en este caso no se venda y sea capaz de tomar decisiones valientes como en otros ámbitos".
"Las obras de la puerta de la nave 17 son un capítulo más de la vulneración de las leyes patrimoniales que está sufriendo la Mezquita-Catedral de Córdoba", y "si no lo paramos, estaremos contribuyendo a causarle un daño irreversible", concluye.