Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rey Juan Carlos tiene 20 días para contestar a la demanda de paternidad

El rey Juan Carlos cuenta con 20 días hábiles para contestar a la demanda de paternidad admitida a trámite por el Tribunal Supremo. Una mujer belga de 48 años, Ingrid Sartiau, asegura que su madre tuvo una relación con el rey emérito a mediados de los años 60 durante unas vacaciones en Marbella.

Después de que los doce magistrados de la Sala Primera del Tribunal Supremo hayan admitido a trámite la demanda de paternidad, don Juan Carlos tiene 20 días hábiles para contestar a partir de la notificación del auto de admisión.
Ingrid Sartiau pide en su demanda una prueba de ADN. Si el monarca emérito acepta someterse a esa prueba genética, se efectuará un análisis que será valorado en una vista, que puede celebrarse a puerta cerrada por tratar sobre la vida privada de las personas, como ocurre en la práctica habitual de los juzgados de familia.
Si don Juan Carlos alcanza un acuerdo con la ciudadana belga se ahorrará la celebración de la vista, en la que podría estar representado por su defensa a no ser que la otra parte solicite su interrogatorio y se admita tal petición.
La negativa a ser interrogado se podrá valorar junto al resto de pruebas conforme a la doctrina jurisprudencial en esa vista que si se celebra se hará previsiblemente antes del verano.
Sartiau, de 48 años, asegura que su madre conoció al rey a mediados de los años 60 en Marbella en unas vacaciones. Asegura la mujer que entonces su madre desconocía que aquel joven era el Príncipe de España.
La mujer asegura que solo quiere conocer a su padre y que no tiene ningún interés en la línea dinástica española. "Lo que quiero es encontrarme con mi padre”, ha asegurado la mujer.
El Supremo, en cambio, ha rechazado otra demanda de paternidad contra el rey emérito de Albert Solá, que dice ser su primogénito.