Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jóvenes con Premio Nacional de Fin de Carrera recaudan dinero para becar a alumnos con talento ante la falta de ayudas

La Facultad Invisible, una plataforma creada por un grupo de jóvenes galardonados con el Premio Nacional de Excelencia Académica que concede el Ministerio de Educación, ha lanzado la campaña de crowdfunding 'Apadrina a un becario' para ayudar económicamente a nueve estudiantes con buenos expedientes de universidades públicas ante la "falta de ayudas estatales".
La idea es apoyar a alumnos motivados y con un buen expediente académico, pero con un nivel de renta bajo que, en muchos casos, les obliga a compaginar sus estudios con un trabajo, según ha explicado a Europa Press Cristina Sanz, una de las promotoras de esta iniciativa.
"El objetivo es generar un debate social en torno al sistema de becas y ayudas estatales, que es arbitrario, y cuyas cuantías son insuficientes, pues se han reducido un 21% en los últimos cuatro años", subraya, para añadir que las políticas de recortes y las subidas de tasas "han puesto en jaque al sistema educativo".
Se trata del segundo intento de esta organización para poner en marcha la campaña de recaudación de fondos, pues el primero, anunciado en junio de 2015, no fructificó. Sanz espera llegar ahora a los 14.000 euros para los nueve alumnos (1.500 para cada uno), de los que la Facultad Invisible lleva recaudados 3.760 euros. "En cualquier caso, todo lo que se recaude, se repartirá entre los seleccionados", ha apostillado.
Según ha explicado, son estudiantes de entre 1º y 4º de Grado: cuatro de la Universidad de León, "que fue la que más ayudó con la difusión de la campaña"; una de la Universidad Autónoma de Madrid (AUM); uno de la Carlos III de Madrid; otro de la Universidad de Murcia; otro de la Universidad de Castilla-La Mancha, y un alumno de la Universidad de Extremadura.
Se puede dar la circunstancia de que algunos de estos alumnos cuenten ya con una beca del Ministerio de Educación porque, según ha indicado Sanz, hasta dos meses después del comienzo de este curso desconocían si se la habían concedido o no. Otros, como Diego --alumno de Ingeniería Mecánica de la Universidad de León--, la perdió tras marcharse a Ecuador para cuidar a su padre enfermo y a la vuelta tuvo que devolver al Ministerio de Educación el importe de la beca con intereses.
"Necesito un futuro mejor para devolver todo lo que mi madre ha hecho por mi hermana y por mi, pues gracias a sus trabajos en la limpieza ha logrado apoyarnos económicamente en nuestros estudios universitarios. Creo que estoy capacitado para lograr graduarme como ingeniero mecánico y algún día poder ayudar de la misma manera a un joven en una situación similar", afirma Diego en la Web de la plataforma.