Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven sin extremidades que dejó la silla de ruedas para bailar

El chico sin brazos ni piernasFacebook

Gabe Adams padece el síndrome Hanhart, una enfermedad que hizo que naciese sin brazos ni piernas. Este síndrome le ha obligado a estar postrado en una silla de ruedas durante prácticamente toda su vida, hasta que decidió poner punto y final. Adams decidió aprender a bailar por sí mismo y se unió al grupo de baile de su instituto. 

Gabe Adams padece el síndrome Hanhart, una enfermedad que hizo que naciese sin brazos ni piernas. Este síndrome le ha obligado a estar postrado en una silla de ruedas durante prácticamente toda su vida, hasta que decidió poner punto y final. Adams decidió aprender a bailar por sí mismo y se unió al grupo de baile de su instituto. 
Con tan solo 17 años, Gabe Adams se ha convertido en la inspiración de muchos después de aprender a bailar y unirse al equipo de baile de su instituto a pesar de no tener ni brazos ni piernas. Todo comenzó cuando comenzó una rutina diaria para autoenseñarse a bailar con 12 años.  “Siempre he querido ser algo más que un chico en una silla de ruedas”, ha afirmado, tal y como recoge el ‘Daily Mail’. 
Gabe ha confesado que se siente libre cada vez que baila. La  primera vez que escuchó el sonido de los aplausos, en 2010, le recordó al sonido de la independencia. Este joven se ha convertido en toda una inspiración para su equipo de baile, aunque para sus profesores es un chico como cualquier otro. 
Han sido sus padres quienes han enseñado a Gabe a ser fuerte. Ellos le adoptaron en un orfanato de Brasil y se lo llevaron a Utah, donde ha vivido hasta ahora. Al principio su madre adoptiva se preguntaba cómo iba a criarlo, cómo le daría de comer o le iba a vestir. Además, ellos nunca le han tratado como un discapacitado. Ya desde los ocho meses intentaba moverse por sí mismo rodando por el suelo para jugar con su hermano. Cuando fue creciendo tuvo que usar silla de ruedas, pero según recoge el medio británico, él nunca se sintió cómodo usándolas.