Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Josefa se desmaya ante la inminente entrada en prisión por no derribar su casa

Tres días en huelga de hambre y la preocupación ante la inminente entrada en prisión han terminado por mermar la salud de Josefa, de 62 años, que ha sufrido un desmayo antes de coger el ferry para viajar a Lanzarote, donde está la cárcel. Pasó la noche ante la subdelegación del gobierno en protesta por su situación, condenada por un juzgado a 6 meses de cárcel por no derribar su casa, construida en un espacio protegido del Parque Rural de Betancuria. Josefa tiene hipertensión, diabetes y cinco personas a su cargo. Multitud de vecinos, amigos e incluso autoridades políticas se han movilizado para ayudarla y han puesto en marcha una petición de indulto o sustitución de pena.