Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Ortega Cano, ingresado por un herpes 'zoster'

Ha ingresado de nuevo en este centro hospitalario sevillano, donde ya estuvo ingresado más de un mes debido a las lesiones sufridas tras el accidente mortal ocurrido a finales del pasado mes de mayo
El exmatador de toros y ganadero José Ortega Cano ha ingresado nuevamente en el Hospital Virgen Macarena de la capital hispalense aquejado de un herpes 'zoster', según ha informado a Europa Press uno de los abogados que le representan ante el Juzgado de Instrucción número 9, donde el exdiestro permanece imputado por el accidente que le costó la vida a Carlos Parra.

De este modo, las mismas fuentes han detallado que el extorero ha ingresado de nuevo en este centro hospitalario sevillano, donde ya estuvo ingresado más de un mes debido a las lesiones sufridas tras el accidente mortal ocurrido a finales del pasado mes de mayo, cuando su vehículo colisionó frontalmente contra otro turismo, en el que viajaba la víctima, en Castilblanco de los Arroyos.

Asimismo, hay que recordar que estaba previsto que José Ortega Cano fuera operado el próximo día 14 de septiembre de colon, motivo por el que sus letrados intentaron que su declaración como imputado no se produjera hasta finales de septiembre, extremo que finalmente no fue posible, ya que el juez instructor le tomó declaración el pasado viernes imputado por un delito de homicidio imprudente y dos contra la seguridad vial.

En su declaración, el extorero defendió que el día del siniestro no había ingerido bebidas alcohólicas, pues tan sólo "se mojó los labios con una copa de cava" -así lo manifestó a preguntas de sus abogados, aunque inicialmente había dicho que tomó media copa de cava-, y que tampoco superó el límite de velocidad establecido, por lo que siempre circuló por debajo de los 80 kilómetros por hora.

Sobre este particular, fuentes del caso precisaron que José Ortega Cano dijo que el día de los hechos estuvo hasta en cinco establecimientos hosteleros antes del accidente, en ninguno de los cuales bebió alcohol, pues tan sólo se mojó los labios con una copa de cava, asegurando incluso que la prueba de alcoholemia en la que dio 1,26 gramos de alcohol etílico por litro de sangre "tiene que tener algún error".

Los abogados de Ortega Cano anunciaron asimismo que, de manera "inmediata", pedirán la declaración de "varios" testigos que podrán demostrar que "desde por la mañana, toda la mañana, y durante toda la tarde hasta que sucedió el accidente" Ortega Cano no presentaba síntomas de haber bebido alcohol, ya que "todos hablan de una corrección en su comportamiento".

Ortega Cano explicó también al magistrado que la invasión del carril contrario que provocó el accidente mortal en el que falleció Carlos Parra se produjo "por una distracción", aunque no ha sabido aclarar al juez si dicha distracción se debió a "algún momento de somnolencia" en los momentos previos al siniestro.