Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván Fandiño: “Mi profesión es mi vida y estoy dispuesto a entregarme en cuerpo y alma”

Iván Fandiño, fallecido en la tarde del sábado 17 de mayo en Francia tras recibir una cornada en el costado derecho, era un torero de raza que soñaba con serlo. Acepto los retos más inverosímiles, sin renunciar a nada, incluso a los toros a los que pocos se enfrentan. “Mi profesión es mi vida y estoy dispuesto a entregarme en cuerpo y alma”, expresó en una entrevista en mayo de 2014. Y lo hizo. Pero más allá de sus triunfos, de sus puertas grandes, incluida la de las Ventas a la que él llamaba su plaza, más allá de sus encierros con 6 toros, será recordado por no afligirse jamás, por su pasión, su valor, su fe en el toreo y por lidiar siempre con la muerte. Él mismo escribía: “A veces, no hay próxima vez ni segundas oportunidades. A veces, es ahora o nunca”.