Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Final feliz a seis meses de pesadilla

El niño, de diez años, nació en Las Palmas de Gran Canaria, pero tiene nacionalidad guineana. Al querer volver de Malabo, a donde fue de vacaciones junto a su hermana para conocer a su familia, le pusieron problemas porque su pasaporte no era electrónico. A partir de ahí, una sucesión de trabas burocráticas le han retenido allí desde septiembre impidiendo que inicie el curso escolar en su colegio. Su madre llegó a poner tres quejas ante el defensor del pueblo. Ahora Isaac podrá volver a la normalidad.