Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intervenidas casi 1.400 plantas de marihuana en La Viñuela (Málaga) en una operación con cuatro detenidos

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de una operación contra el tráfico de drogas, han desmantelado en una vivienda del núcleo poblacional de la Viñuela (Málaga) cuatro cultivos 'indoor' con 1.399 plantas de marihuana, que estaban conectadas de manera fraudulenta a la red eléctrica general. Durante la actuación, además, han sido detenidos cuatro hombres de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 35 y 39 años de edad, como presuntos responsables de delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.
Así lo ha indicado la Policía en una nota este domingo en la que explica que entre los arrestados se encuentra el propietario de las plantaciones, al que además se le atribuyen delitos de detención ilegal, amenazas, atentado a agente de la autoridad, daños y contra la seguridad vial. Los agentes se han incautado, además de las plantas de cannabis sativa, de los materiales empleados para el cultivo y tratamiento del estupefaciente.
Agentes de la Comisaría de Vélez-Málaga iniciaron la investigación al tener conocimiento de la posible existencia de una vivienda en el núcleo poblacional de La Viñuela (Málaga) que estaría siendo utilizada para el cultivo y elaboración de marihuana.
Las primeras pesquisas condujeron a los investigadores hasta una casa casi aislada en un diseminado de la zona mencionada. De la vivienda emanaba "un fuerte olor a marihuana y provenía un incesante ruido de maquinaria", según explica la Policía, cuyos agentes comprobaron que la casa tenía electricidad, pese a carecer de contrato de suministro eléctrico alguno. La vivienda era alquilada y, aunque estaba ocupada por una persona, era frecuentada prácticamente a diario por un hombre que resultó ser el propietario de los cultivos.
En el transcurso de las investigaciones, los agentes tuvieron conocimiento de que la vivienda había sido alquilada exclusivamente para la plantación intensiva de marihuana. El principal investigado presuntamente se valía de una segunda persona para el cuidado y guarda de los cultivos, que permanecía en el lugar "incomunicado y en contra de su voluntad, sometido a engaños, amenazas e incluso agresiones".
Durante el registro domiciliario, los agentes han hallado cuatro plantaciones de marihuana --tres en habitaciones y una en el garaje-- "debidamente acondicionadas con la iluminación y elementos necesarios para el cultivo del estupefaciente". En la cocina, los agentes localizaron un agujero que los investigados habían practicado en el suelo y que resultó ser la única vía de acceso al garaje que albergaba una plantación con 1.143 plantas de 'cannabis sativa' en distintas fases de crecimiento y floración. En los otros tres laboratorios, los agentes localizaron un total de 256 plantas.