Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín muestran su imagen más tierna con sus hijos

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin tras haber pasado buena parte del verano por separado se reencontraron para pasar unos días en familia. El matrimonio ha vuelto a reencontrarse en su destino vacacional por excelencia, Bidart donde han disfrutado con sus hijos de divertidas jornadas de sol y playa. Una vez más han vuelto a dar una imagen de felicidad y tranquilidad, ajenos a la sentencia judicial por el Caso Noos que podría conocerse el próximo mes de octubre.
El verano para los niños Urdangarín De Bordón comenzó en Palma de Mallorca, donde un año más se reunieron con su abuela, la reina Sofía, en Mallorca participando en el tradicional curso de vela. Una vez terminaron, el día 11, todos menos Pablo, quien se fue con la infanta, viajaron con su padre a Bidart.
Cristina también ha ido de viaje a Lisboa para -supuestamente- buscar un cambio de vivienda de Suiza a Portugal porque allí es donde va a estar la sede central de la Fundacion Aga Khan.
A esperas de la sentencia caso Noos, y dados los precedentes en la familia, siempre unida pese a los graves problemas judiciales, La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarínhan disfrutado juntos de sus vacaciones en Bidart, su lugar de descanso predilecto donde sus hijos permanecen ajenos al difícil momento que viven. Allí han estado acompañados por Claire Liebaert, madre del ex deportista, y algunos de sus hermanos.
La ex duquesa de Palma pasó totalmente desapercibida con unas bermudas verdes, camisola blanca y unas enormes gafas de sol. Acompañada por su marido, contemplaron con atención a sus hijos mientras practicaban surf.
Doña Cristina mantuvo una animada charla con su cuñada Lucía, que presumía de una espléndida figura con un biquini morado. Instantes después se unía a ellas Urdangarín, con bermudas azules, antes de darse un refrescante chapuzón. A continuación las dos cuñadas decidieron dar un tranquilo paseo por la orilla, aprovechando para compartir confidencias.
Más tarde la Infanta se mostró muy divertida bromeando con su hijo Juan y corriendo tras él por la playa. No cabe duda de que mantiene una estrecha relación con su primogénito, el cual siente verdadera predilección por su madre. La hermana del rey Felipe VI intentaba sujetar al joven quien conseguía zafarse constantemente de su madre. Finalmente Juan se abrazó a su madre y así permanecieron unos instantes.
Urdangarín, físicamente más recuperado que meses atrás, demostró estar en plena forma mientras jugaba a las palas con su hijos Miguel. Fue entonces cuando se pudo ver la imagen más paternal de Iñaki cuando el niño se abrazaba a él y el ex duque abrazó a Miguel colmándole de besos y caricias.
A lo largo de toda la tarde sus cuatro hijos se lo pasaron en grande, jugando y riendo con sus primos ante la atenta mirada de los mayores. La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín olvidaron por unos días sus problemas, ésos que volverán a estar presentes en sus vidas en pocas semanas y que, seguro, decidirán su futuro como pareja.