Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los monitores de campamentos tienen que probar que no son agresores sexuales

Campamentos de verano para niñosInformativos Telecinco

Es el primer verano en el que los monitores de campamentos y todo el personal que tiene contacto directo con los niños durante estas actividades han de acreditar que no han sido condenados ni tienen antecedentes por delitos sexuales. Así es una de las principales medidas de la Ley de Infancia.

Los trabajadores de los campamentos de verano pueden obtener el certificado tras comprobar en el Registro de Delincuentes Sexuales que el solicitante no tiene antecedentes penales por este tipo de delitos. Este recurso fue puesto en marcha el pasado 1 de marzo, y desde entonces hasta el 31 de mayo se han emitido un total de 528.752 certificados, según ha informado a Europa Press el Ministerio de Justicia.
Así, este verano las empresas y organizaciones de ocio y tiempo libre exigen esta documentación de manera obligatoria a los aspirantes a un puesto en este ámbito. Junto con el curriculum, los aspirantes tienen que entregar el certificado de penales.
Desde la compañía Ebone, que presta servicios a administraciones públicas de toda España de monitores de tiempo libre para campamentos, sostienen que "quienes no lo presenten, no pueden ser de ninguna manera contratatos. Los ayuntamientos en sus convocatorias de concurso establecen este requisito en los pliegos, pero nosotros lo exigimos de todos modos porque la ley está por encima".
Pero no sólo la Ley de Protección de la Infancia y Adolescencia obliga a quienes trabajen con niños a acreditar que no son delicuentes. También la Ley de Voluntariado, aprobada el pasado mes de octubre de 2015, recoge esta obligación.
"Será requisito para tener la condición de voluntarios en entidades de voluntariado o programas cuyo ejercicio conlleve el contacto habitual con menores, no haber sido condenadas por sentencia firme por delitos contra la libertad e indemnidad sexual, trata y explotación de menores", señala la normativa.
En la Federación de Scouts-Exploradores de España (ASDE), una ONG que trabaja con más de 30.000 niños jóvenes de toda España, además de contar con la Ley, apuntan que están desarrollando contenidos de formación obligatoria para monitores, tanto online como presenciales sobre prevención de la violencia en la infancia y adolescencia.
TRANQUILIDAD A LOS PADRES
Las organizaciones de padres de alumnos aplauden que quienes se vayan a hacer cargo de sus hijos en campamentos urbanos en colegios o en otro tipo de actividades lúdicas tengan que demostrar que no han cometido delitos sexuales.
El portavoz de la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), José Luis Pazos, afirma, en declaraciones a Europa Press, que "todo lo que sea asegurar la protección de los niños es bienvenido". Asimismo, subraya que este asunto no es una "preocupación máxima" entre los padres de los centros públicos, salvo en los que haya ocurrido un caso de este tipo.
Lo mismo opina la presidenta de la Confederación de Familias y Padres de Alumnos, Begoña Ladrón de Guevara, que asevera que este tipo de medidas son importantes para dar tranquilidad a los padres, aunque considera "lamentable" que se haya tenido que llegar hasta este extremo.