Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IKEA, Save The Children y UNICEF se unen en defensa del derecho al juego de los niños en el mundo con 'Vamos a jugar'

IKEA Ibérica ha presentado, junto con representantes de la Fundación IKEA, Save the Children y UNICEF, la iniciativa '¡Vamos a jugar!', que persigue defender el derecho de los niños y niñas a jugar y fomentar los beneficios del juego en su desarrollo emocional, social y físico, según informan los impulsores de la campaña.
Así, por cada peluche, juego, libro, silla o mesa infantil que se venda entre el 20 de noviembre y el 24 de diciembre, la Fundación IKEA donará un euro a proyectos impulsados alrededor del mundo para apoyar el desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas a través de su educación, el juego y los deportes, en colaboración con Handicap International, Room to Read, Save the Children, Special Olympics, Unicef y War Child.
En la presentación de la iniciativa han participado la responsable de comunicación corporativa de IKEA Ibérica, Marta Pérez Postigo; junto con Chris Williams, de la Fundación IKEA; el director de Cooperación Internacional y Acción Humanitaria de Save The Children, David Del Campo; la especialista en Derechos de Infancia en el área de Programas de UNICEF Comité Español, Rocío Vicente; y el divulgador, doctor en Biología y profesor de Genética en la Universidad de Barcelona, David Bueno.
Entre otros temas, se han destacado las principales conclusiones del estudio 'IKEA Play Report' sobre el juego en los hogares, del que se desprende que 9 de cada 10 padres y madres están de acuerdo en que el juego es esencial para el desarrollo así como para su bienestar y felicidad, y que el juego tiene una función terapéutica, pues casi la mitad de los niños y niñas de 7 a 12 años asegura no preocuparse de otros temas cuando está jugando.
En palabras de Chris Williams, de la Fundación IKEA: "estamos orgullosos de colaborar con estas organizaciones a través de "Vamos a jugar". "Queremos que todos los niños y niñas en cualquier parte del mundo puedan crecer sanos y ejercer su derecho al juego como fuente de diversión y desarrollo, impulsando así, todo el potencial de la infancia", ha subrayado.
David del Campo, por parte de Save The Children, ha asegurado que "el juego es mucho más que un pasatiempo divertido, es un derecho de todos los niños y forma parte, como la educación, de su desarrollo como persona. Alianzas como esta son muy importantes para que podamos seguir trabajando para garantizar los derechos de todos los niños".
Desde UNICEF, Rocío Vicente ha reclamado que "el derecho al juego es a veces un derecho olvidado, quizás porque como adultos no pensamos en él como una necesidad vital. Pero incluso en las circunstancias más trágicas, pese a todas las dificultades, en las calles y parques reducidos ahora a escombros, de la ciudad siria de Alepo, los niños juegan. El juego es parte esencial del desarrollo y aprendizaje de un niño, promueve su salud física y psicológica, les hace ganar confianza, divertirse y en algunos casos encontrar un poco de paz y distracción".
David Bueno ha hecho hincapié en el valor del juego como la forma instintiva que tienen los niños de aprender a relacionarse con su entorno, tanto físico como también, muy especialmente, social. "Sin juego el aprendizaje no es tan efectivo, y puede incluso generar rechazo puesto que el cerebro no lo integra adecuadamente. Del mismo modo, cualquier aprendizaje que queramos que sea significativo para los niños y las niñas debe tener componentes lúdicos y estar enmarcado en un contexto social -los compañeros, los padres, etcétera", ha explicado.