Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Historias de salacot y fortasec' recorre África Occidental a través de la mirada de un joven cooperante español

El periodista y cooperante Enrique Vaquerizo publica su primer libro 'Historias de salacot y fortasec' (Viajes al pasado), donde narra sus viajes por África Occidental, una de las regiones menos visitadas y más conflictivas del mundo. "El problema que tenemos aquí es que hablamos de África como un 'todo' cuando realmente conviven dos visiones: la que tenemos de niño, de un continente lleno de exotismo y parques naturales, y la que nos muestran los medios de hambrunas, terrorismo y sequía. Es entre estas dos visiones donde está el África real", afirma en una entrevista con Europa Press.
El joven español asegura que el potencial de crecimiento de África es "enorme", con una gran proporción de la población menor de 25 años y con ciudades en plena expansión donde, a pesar de los casos de corrupción, se perciben proyectos muy interesantes. "Es como un adolescente desarrollándose de forma desordenada, como la vida misma, llena de sorpresas. Y desde el punto de vista de los viajes, son países que se prestan mucho a la aventura y a lo desconocido", concluye.
Vaquerizo reconoce que, a pesar de estar fascinado con África desde pequeño "por los documentales que veía en la tele, el exotismo y los salacot", no fue hasta 2013 cuando pudo viajar hasta el continente. Tras vivir varios años en Sudamérica, realizó un máster en cooperación que le permitió ir a realizar un trabajo de campo a Niger, "el país más áspero de África", señala.
Así, su primera incursión en el territorio fue todo lo contrario a lo imaginado. "Yo soñaba con parques naturales, animales, exotismo... y, en vez de eso, llego a Níger", recuerda. Un país con altos niveles de sequía y de hambruna, con un territorio árido, poco transitado por el turismo tradicional y asediado por la amenaza del terrorismo. Para Vaquerizo, África es el continente que más presenta estas dificultades y su parte occidental es la menos desarrollada. Níger es, en la parte occidental, y tras haber recorrido esa zona por completo, "el epicentro de los problemas de África", sentencia.
El escritor recuerda que el primer día en Niamey, la capital de Níger, se tomó una cerveza en un bar. Horas después, en ese mismo sitio, secuestraban a dos cooperantes franceses. En el intento de rescate fallecieron tanto los cooperantes como los secuestradores y practicamente todos los expatriados de la zona volvieron a sus países. "Nos quedamos 4-5 blancos en toda la ciudad", explica. Aunque reconoce que sí que pensó en volver, le pudieron las ganas que tenía por hacer esa apuesta y conocer el continente.
Su experiencia en Níger duró 9 meses hasta que la situación fue insostenible y por problemas de seguridad decidió volver a España. Sin embargo fue el tiempo suficiente para enamorarse del país y de su gente. "Vivía en un barrio de leprosos y tenía que ir casa por casa, haciendo un censo de los menores y ofreciéndoles mijo, su alimento principal, para convencerles de que escolarizasen a los niños. Ese fue mi primer contacto con África y me enamoró", afirma.
Desde entonces, cada verano ha vuelto al continente a buscar nuevas historias para realizar sus reportajes de turismo. Así, ha recorrido Benín, Togo, Níger, Burkina Faso, Mali, Guinea Bissau, Camerún y Senegal y muchas de sus historias están incluidas en este primer libro que tiene un trasfondo "muy personal y cargado de humor", según afirma.
LO MEJOR DE ÁFRICA ES SU GENTE
Al preguntarle a Vaquerizo qué es lo mejor del continente africano no tiene duda de la respuesta: la gente. "Siempre que he ido a África he viajado solo pero he sido como una mochila que se han ido pasando entre ellos, desde el camarero de un bar de Senegal, al conductor de un autobús... Es gente que te ayuda, te acoge de forma desinteresada y te abre las puertas a su realidad sin filtros, muestran los sentimientos de una forma mucho más visible", afirma.
Sin embargo, en el libro también recopila momentos duros, como la llegada del terrorismo a la zona de Níger. El escritor recuerda cómo al principio la gente era muy incrédula con las noticias que escuchaban sobre el terrorismo y afirmaban que era un invento de Sarkozy para "arruinarles el turismo" y, poco a poco, fueron tomando consciencia de que no era una mentira.
"Ahí fue cuando tomé consciencia de mi piel --afirma--. Realmente pasas a ser el centro de atención vayas donde vayas". Todos sabían donde vivía y sentía que sus movimientos estaban controlados. "Al principio entras en un estado de psicosis y fue complicado, hasta que vas conociendo poco a poco la realidad y ellos te van conociendo a tí", concluye.
La presentación del libro 'Historias de salacot y fortasec' (Viajes al pasado) tendrá lugar este sábado 28 de enero en PANGEA The Travel Store (Calle Príncipe de Vergara, 26 - Madrid) a las 19.30 horas y es abierta al público.