Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentra 71 años después la nota que escribió su marido en la 2ª Guerra Mundial

Encuentra 71 años después la nota que escribió su marido durante la Segunda Guerra MundialInformativos Telecinco

Una mujer encuentra 71 años después la nota que escribió su marido en la pared de un granero durante la Segunda Guerra Mundial. La existencia de la nota la conocen gracias a un francés que la encontró. La viuda tuvo que viajar hasta Normandía para poder leer la inscripción.

Esta es la historia de Ruth Bettle, de 84 años, cuyo marido formó parte del séptimo Batallón de Paracaidistas en la Segunda Guerra Mundial. Después del fallecimiento del señor Bettle hace tres años, la señora Bettle se propuso viajar hasta Normandía para conocer lo que contenía aquella inscripción, tal y como publica Mirror.
Antes de morir, un francés se puso en contacto con el señor Bettle para informarle que había leído su mensaje. Por motivos de salud, nunca pudo desplazarse para recordar aquello que escribió hace 71 años.
Intrigada por el contenido plasmado en la pared de aquel granero, Ruth Bettle y su hija Karen French, de 51 años, fueron en un tour en autobús hasta el pueblo Putot-en-Auge, en la provincia de Normandía. Una vez allí, madre e hija informaron al guía que las llevó directas a la granja, cuyos muros tenían sellado las palabras de Vic Bettle.
“Caminando por el sendero hacia la granja, me quedé pensando: ¿Qué pasa si no está allí?”, relata la Ruth Bettle.
"Entonces lo vi. En ese momento noté felicidad y tristeza al mismo tiempo. Pude imaginar a Vic diciendo ‘vamos muchachos, vamos a escribir algo en este muro'”.
La nota decía: "Sargento Vic Bettle, séptimo Batallón de Paracaidistas, 19 de agosto de 1944. Les hemos expulsado esta mañana."
"El único deseo que tenía es que estuviera conmigo para que lo viera también. Fue tan emotivo, no sabía si llorar o reír”, comentó Ruth.
Después de sobrevivir a la guerra, el señor Bettle estuvo trabajando el resto de su vida en un empresa de asfalto en Portsmouth (Inglaterra).
Su hija Karen French comentaba que su padre hubiera estado muy orgulloso al ver la inscripción.
“Él solía decirle a la gente que hicieron su trabajo y que solo la suerte fue lo que les trajeron de vuelta a casa. Era muy humilde”