Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace apela en la Torre Eiffel a los valores de Francia para evitar la extrema derecha de LePen en el Elíseo

Una docena de activistas de Greenpeace han desplegado a las 7.45 horas de este viernes una pancarta de 300 metros cuadrado desde la Torre Eiffel de París con el mensaje 'Libertad, Igualdad, Fraternidad, #Resist' para expresar su rechazo al Frente Nacional, que lidera Marie Le Pen, a menos de tres días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del país galo.
Con la acción, Greenpeace quiere expresar su rechazo a la extrema derecha por considerar que supone la mayor amenaza a los valores de Francia. El próximo domingo, los franceses acudirán a las urnas para elegir entre Marie Le Pen, de extrema derecha, o el socioliberal Emmanuel Macron.
El director ejecutivo de Greenpeace France, Jean-François Julliard, ha explicado que Greenpeace es una organización independiente y apolítica pero asegura que la ONG no puede permanecer en silencio mientras el partido del Frente Nacional podría llegar al poder. "Esta es una llamada de atención. No queremos que este partido secuestre los valores universales del lema de la Repúblcica francesa, aprisionándoles detrás de fronteras cerradas o rechazando su aplicación total", ha declarado. Además, considera que sobre estos valores del universalismo es esencial la lucha para proteger el planeta y proteger la paz.
"Libertad para criticar y denunciar, proponer soluciones y desobedecer; Igualdad entre todos los ciudadanos en términos de acceso a los derechos, a la salud y a la educación y fraternidad, a saber, solidaridad y humanidad: llamos a los ciudadanos franceses a levantarse por estos valores en frente de aquellos que promueven la intolerancia y la exclusión, y a frenar que este partido de extrema derecha pueda alcanzar el poder, porque esta es una amenaza real a nuestra democracia, nuestras libertades y, especialmente, en el actual Estado de Emergencia vigente en Francia", ha apostillado.
En este contexto, ha recordado que Greenpeace es una organización internacional con presencia en 55 países y que numerosos países de todo el mundo están siendo testigos del crecimiento del nacionalismo el autoritarismo, aprovechándose de la legítima preocupación por el desempleo, la pobreza, el aumento de las desigualdades, en detrimento del interés general.
Finalmente, ha insistido en que para Greenpeace, la respuesta a los problemas de Francia no descansa en la xenofobia y la autarquía sino en la cooperación, la solidaridad y la mentalidad abierta. Existen soluciones para construir un mundo que sea socialmente más justo y ecológicamente sostenible.
"Solamente juntos podemos construir esta mundo mediante la catalización de la transición ecológica real y ciertamente sin apelar a los miedos de la gente", ha concluido.