Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno cifra en 5.300 millones la partida para erradicar la pobreza infantil en España en 2017

El secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, ha cifrado en 5.300 millones la partida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para que las administraciones territoriales erradiquen la pobreza infantil, que aumentó como consecuencia de la crisis económica y, en este sentido, ha llamado a los ejecutivos regionales y locales a "materializar" las políticas públicas necesarias para lograrlo. "El Estado tiene las competencias limitadas", ha apuntado Garcés.
En general, considera "históricas" el presupuesto dedicado a políticas sociales, ya que, según ha indicado, suponen el 57 por ciento del total, una cifra que nunca se había alcanzado. Sin embargo, y ante las críticas de la oposición por la gestión de anteriores ejercicios, ha recordado que las competencias en esta materia las tienen las administraciones territoriales.
En su comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso en relación con el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017, Garcés ha señalado que no había que hacer discursos complacientes, pero sí ha destacado el aumento de partidas sociales como las destinadas a igualdad, pobreza infantil, dependencia o discapacidad.
Según ha explicado, estas subidas se han podido llevar a cabo debido, entre otras cosas, a la reducción en más de 200.000 euros de las partidas destinadas a bienes y servicios y, en gran parte, a los gastos "improductivos" que afectan a la propia Secretaría de Estado, como las reuniones, la publicidad, la locomoción o las dietas.
A su juicio, los PGE elaborados por el Gobierno "son del siglo XXI" y están basados en una recuperación económica "que viene para quedarse", unas afirmaciones que han sido criticadas por los partidos de la oposición, quienes han señalado que los aumentos que ahora se registran llegan tras una etapa de grandes recortes realizados por el Ejecutivo del PP en materia social, que han repercutido, entre otros aspectos, en una crecimiento de la pobreza infantil y en la destrucción del sistema nacional de atención a la dependencia.
EXIGENCIAS A LAS CC.AA
Ante estas acusaciones, Garcés ha indicado que las cifras reflejadas en los PGE en políticas sociales están hechas, fundamentalmente, para ser trasladadas a las administraciones territoriales que son las que tienen la competencia y que son, según ha insistido, quienes deben cumplir con la eficacia necesaria para llevar a cabo los compromisos contraídos en esta materia.
Así, ha señalado que es a las administraciones territoriales a quienes se les debe exigir explicaciones sobre la situación de muchos sectores de la población y ha criticado algunas de las cifras que tanto ayuntamientos como autonomías han destinado a medidas sociales en años anteriores.
LA "FALACIA" SOBRE DEPENDENCIA
Por otra parte, el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha denunciado que, en materia de dependencia, está escuchando "falacias" continuas por parte de los diputados, cuando aseguran que el Gobierno está aportando entre un 15 y un 20 por ciento al Sistema Nacional de Atención a la Dependencia, mientras las autonomías aportan el 80 por ciento.
"Pueden dudar de mi, e incluso pensar que miento en sede parlamentaria, pero no pueden dudar del Tribunal de Cuentas que ha dicho aquí y en sus informes que el Estado aporta la mitad de los recursos", ha señalado Garcés, quien ha invitado a ver en la web del organismo el informe de 2013 sobre este tema.
Del mismo modo, Garcés ha defendido la labor del Gobierno en materia social en los últimos años y ha pedido a los miembros de la oposición que "no se instalen en el negacionismo". El secretario de Estado ha reconocido que, aunque hay muchas cosas mejorables, el Ejecutivo también ha hecho cosas y bien y, a su juicio, eso no debe negarse.