Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno se compromete con la enseñanza del Holocausto y los judíos piden que esté en el Pacto educativo

Advierten de que el resurgimiento de un "lenguaje de odio es la antesala de la tragedia"
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha manifestado durante el Acto de Estado en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que se ha celebrado este lunes 31 de enero en el Senado, el compromiso del Gobierno de transmitir a las generaciones presentes y futuras lo que ocurrió en el Holocausto para que no se repita más, mientras el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub, ha pedido que su estudio se incluya en el Pacto educativo y se base en la libertad, el respeto mutuo y el derecho a la diferencia.
"La obligación moral de mantener vivo el recuerdo de lo que sucedió debe ir unido al compromiso de transmitirlo a las generaciones presentes y futuras", ha subrayado Catalá. En este sentido, ha recordado que España, entre una treintena de países, firmó la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto y ha asegurado que participan de forma activa con iniciativas en el ámbito educativo, legislativo, de los medios de comunicación y la investigación.
Por su parte, Isaac Querub, ha hecho un llamamiento a todos los partidos políticos para que alcancen un Pacto por la Educación basado en la libertad, el respeto al prójimo y el derecho a la diferencia, que permita "librar a las futuras generaciones de la fobia al diferente" y que recoja la progresiva introducción del estudio del Holocausto en los manuales de las escuelas, tal y como ya señala la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), pero cuya aplicación, según ha señalado, es desigual en las diferentes comunidades autónomas.
En un acto en el que no han faltado las críticas a las políticas del presidente de EEUU, Donald Trump, como su decisión de impedir la entrada al país a los extranjeros de seis países árabes, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha instado a estar "alerta" frente a quienes cultivan el odio hacia los que tienen una religión diferente u otro color de piel.
"Tenemos la obligación de ser implacables contra aquellos que aviesamente cultivan el odio entre seres humanos por sus diferencias, ideas políticas, creencias religiosas, identidad sexual, costumbres, origen o color piel. Tenemos que alzar la voz contra todo intento de excluir a nadie por el simple hecho ser distinto, tal es sin duda el mayor homenaje que podemos tributarles a todas las víctimas inocentes del nazismo", ha subrayado García-Escudero.
Según ha precisado, la única forma de "redimirse" de lo que el ser humano hizo en el Holocausto es "impedir que haya margen para ningún crimen contra la humanidad más" y "vacunarse" contra "el rebrote de gérmenes que lo hicieron posible". En este sentido, ha instado a estar "vigilantes" ante "el enorme peligro que representan quienes se valen de la política para agitar pasiones y manipular emociones colectivas".
Por su parte, el ministro de Justicia ha recordado el testimonio de Otto Frank, padre de Ana Frank, y único superviviente de su familia en los campos de exterminio nazis, para asegurar que mantiene "muy viva" la esperanza de que las nuevas generaciones, inspiradas por el testimonio de los supervivientes del Holocausto, puedan luchar por la paz y por el entendimiento entre los pueblos.
En cualquier caso, el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España ha advertido de que "la amenaza sigue activa" porque "siguen muriendo judíos por el hecho de serlo", por el terrorismo y por la "ola de racismo y de populismo que amenaza con alcanzar el poder". Según ha alertado, el resurgimiento de un lenguaje de odio es solo "la antesala de la tragedia" y, en este contexto, ha reclamado que la ley pueda prevenir estas situaciones de intolerancia.
"JUDEOFOBIA DISFRAZADA"
También se ha referido a la vinculación entre los judíos e Israel y ha lamentado la "nueva judeofobia disfrazada" que, según ha precisado, es un intento de deslegitimar el vínculo entre los judíos y su tierra.
Por su parte, el presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez, ha manifestado su "miedo" por "el momento de populismo auténticamente peligroso" y ha mostrado su confianza en que los jueces interpreten adecuadamente las leyes para que los Estados "no se sientan en la obligación de condescender con actos reprobables". "Cuando lo que importa más es el color de la piel nos encontramos un panorama casi traumático", ha alertado.
En nombre de los deportados españoles que fueron enviados a los campos de concentración nazis, la delegada en Madrid de la Amical de Mauthausen, Concepción Díaz Berzosa, ha recordado a los 10.000 republicanos españoles que fueron asesinados por los nazis "por defender los valores de la libertad y la justicia". También ha mostrado su preocupación por las políticas de Trump, por la situación de los refugiados en Europa, por las muertes en el Mediterráneo y ha reclamado "con urgencia" a las instituciones políticas que encuentren soluciones que respeten los derechos de todas las personas.
Durante el acto, algunos supervivientes del Holocausto, familiares de los diplomáticos que salvaron a cientos de judíos y representantes de otros colectivos que fueron víctimas del exterminio nazi, como los gitanos, republicanos, homosexuales y personas discapacitadas, han encendido seis velas en su memoria.
En concreto, la primera de las velas, encendida por la superviviente de Auswitch Anette Cabelli, y por una de las mujeres rescatadas por el 'Justo entre las Naciones' Ángel Sanz Briz, ha recordado a los seis millones de judíos exterminados; la segunda, al millón y medio de niños judíos asesinados; la tercera, a los republicanos, gitanos, personas discapacitadas, testigos de Jehová y homosexuales víctimas; la cuarta, a los Justos entre las Naciones y a los salvados por ellos; la quinta a aquellos que lograron sobrevivir; y la sexta se ha encendido por la preservación de la memoria.