Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pacta con el PSOE destinar dos millones de euros a un nuevo programa contra las agresiones sexuales

También se incluyen beneficios fiscales para aquellos que hagan donaciones a las becas Soledad Cazorla para huérfanos de violencia de género
El Gobierno ha acordado con el PSOE destinar este año dos millones de euros a un nuevo programa que tiene como objetivo la prevención y atención de víctimas de agresiones sexuales, según ha explicado la portavoz socialista de Igualdad, Ángeles Álvarez, quien ha destacado que se trata de una partida nueva que no existía anteriormente en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).
Es un texto que se ha negociado durante el debate del proyecto del ley de los PGE que se está llevando a cabo en el Congreso y que parte de una enmienda presentada por el PSOE en primera instancia y que fue vetada por el propio Ejecutivo debido a que suponía un aumento de gastos para el Estado.
Del mismo modo, el PSOE ha pactado mejorar los beneficios fiscales de aquellos que hagan donaciones para las Becas Soledad Cazorla, unas ayudas creadas para los huérfanos de la violencia machista. Según ha explicado Álvarez, las pérdidas del Gobierno no es fija, porque depende de las donaciones pero, por los datos de años anteriores, estiman que el Estado dejaría de ingresar apenas 3.500 euros.
Álvarez ha señalado que son "dos enmiendas muy importantes" para su partido y se ha mostrado "satisfecha" porque, a su juicio, este acuerdo "viene a recuperar la senda de la lucha" contra la violencia machista. "Era intolerable que no hubiera ni un euro más para reforzar el Pacto de Estado" ha declarado la diputada.
Aún así, ha reprochado al Ejecutivo que no aceptaran anteriormente ninguna de sus enmiendas presentadas en esta materia ya que, en su opinión, todas "tenían una respuesta global, marcaban una línea de trabajo para los próximos años y eran viables y realistas".
UNA INVERSIÓN TOTAL DE 266 MILLONES
Durante su intervención en el debate, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha destacado la "voluntad de diálogo" que, a su juicio, tiene el Gobierno al que pertenece y que queda patente, según ha señalado, en estas enmiendas negociadas con los socialistas, así como otra acordada con Nueva Canarias y que supone aumentar la partida en esta materia en otros dos millones, en este caso para la lucha contra la violencia de género en el archipiélago canario.
Montserrat ha defendido las cifras que su departamento destinará a esta lacra y ha criticado a los que sólo cuentan con las partidas que implican a su Ministerio. Así ha recordado que Interior, Justicia, Empleo o Educación también hacen inversiones en esta materia lo que suma 266 millones de euros.
"Suponen seis millones más con respecto a lo destinado el año pasado, un 11,5 por ciento, y ya estamos por encima de lo invertido en los presupuestos de 2011 cuando estaba en el Gobierno el PSOE", ha aclarado ante los medios.
UNOS PRESUPUESTOS "DE MUERTE"
Por su parte, la diputada de Unidos Podemos y portavoz de Igualdad, Sofía Fernández Castañón, ha calificado las partidas del Gobierno como "presupuestos de muerte" porque "no sirven para que funcione la ley de 2004, ni para ampliar el marco del Convenio de Estambul" con el que se comprometió España.
En su opinión, con el aumento "ridículo" de presupuestos en esta materia "no hay posibilidad de un futuro diferente" para "prevenir, vigilar y educar". Además, ha advertido a Montserrat de que si existe esta lacra es porque "no hay permisos de paternidad iguales e intransferibles, ni una educación igualitaria" y sí hay "brecha salarial" y programas educativos "que opacan las presencia de las mujeres".
Finalmente se ha dirigido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para señalar que "si lo que va a ofrecer son condolencias de 140 caracteres, tenga un poco de vergüenza y se los ahorre".