Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno comunica a la familia española de Maloma que prevé entregarle su pasaporte para facilitar su regreso

Su padre adoptivo cree que "no es buena idea entregarle un pasaporte para que se lo quiten"
La familia española de Maloma Morales, la joven natural del Sáhara Occidental y nacionalizada española al ser adoptada por un matrimonio de Mairena del Aljarafe (Sevilla), ha celebrado una reunión con la nueva directora general de Españoles en el Exterior y Asuntos Consulares, quien habría trasladado que las autoridades españolas planean entregar su pasaporte a la joven, quien está en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia) desde que en diciembre de 2015, acudiese allí a visitar a su familia biológica.
Según ha informado a Europa Press José Morales, padre adoptivo de Maloma, él mismo ha participado en la reunión celebrada este pasado martes en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, con la nueva directora general de Españoles en el Extranjero y Asuntos Consulares, María Victoria González.
La nueva directora general, según José Morales, habría manifestado que para el Ministerio, el caso de Maloma es "prioritario", anunciando que su departamento ha decidido entregar a la joven su pasaporte, para facilitar su regreso a España. La familia española de Maloma, en ese sentido, avisa de que la joven "carece de libertad" y "no es buena idea entregarle un pasaporte para que se lo quiten", porque "no puede ejercer su derecho a viajar, tenga o no pasaporte". Al respecto, la familia española de Maloma reclama "resolver su secuestro".
La familia española de Maloma, que considera que se trata de un caso de "retención" ilegal, reclama que la joven pueda pronunciarse en España, en plena libertad, sobre qué desea hacer, si residir con su familia biológica o con sus padres adoptivos. Desde que allá por diciembre de 2015 sus padres adoptivos denunciasen la "retención ilegal" de la joven por su familia biológica, en el marco de una visita a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, el caso ha experimentado no pocos giros.
Y es que si bien la familia española de la joven recuerda que la misma viajó a Tinduf "con billete de vuelta", el pasado mes de febrero circulaba un nuevo vídeo, en el que la propia Maloma negaba que estuviese "secuestrada por el Frente Polisario, por Argelia", por su familia biológica o "por nadie". "Estoy aquí porque yo quiero. Es mi deseo estar una temporada con mi gente", enfatizaba, avisando de que "se está formando una bola increíble" en torno a su situación.
Mientras la joven incluso contrajo matrimonio el pasado mes de marzo en los citados campamentos, con la asistencia del consejero político y cultural de la Embajada de España en Argel, Gerardo Fernández-Gavilanes Díez, la familia española de Maloma insiste en que antes del último vídeo y de la boda, ella misma habría trasladado, mediante una conversación telefónica, "que estaba deseando volver" a España.
En cualquier caso, tanto la familia española de la joven como el Gobierno insiste en que lo ideal es que ella pueda pronunciarse propiamente en España, para contar con plenas garantías de que actúa en libertad.