Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno compromete 2.000 millones de euros para la Lomce, con cargo a la UE

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha comprometido este miércoles a los responsables autonómicos del ramo que aportará 2.000 millones de euros hasta 2020 para financiar la implantación de la nueva Formación Profesional Básica y la anticipación de itinerarios prevista para cuarto curso de la ESO. En total, 1.200 millones procederán del Fondo Social Europeo y el resto, de los Presupuestos Generales del Estado. Cataluña, País Vasco, Andalucía, Asturias y Canarias, las cinco Comunidades Autónomas no gobernadas por el PP, se han mostrado escépticas ante este anuncio y han reiterado su rechazo a su puesta en marcha.

En rueda de prensa posterior a la Conferencia Sectorial de Educación celebrada en su departamento, Wert ha explicado que las modificaciones previstas en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) para estos tramos educativos son "suponen un incremento de gasto" y son susceptibles de ser financiadas por el Fondo Social Europeo, que apoya las iniciativas en favor de la lucha contra el abandono escolar temprano.
Aunque los detalles del reparto de estos fondos no se concretarán hasta abril, cuando Wert ha propuesto celebrar una Conferencia Sectorial de Educación monográfica al respecto, sí ha adelantado que el Estado jugará un doble papel en su gestión. Por un lado, adelantará el importe financiable y, por otro, aportará la parte que las administraciones públicas están obligadas a coofinanciar, en este caso, un 40%, es decir, 800 millones de euros.
No obstante, el ministro ha apuntado que 2.000 millones de euros "no es necesariamente" el coste total que tendrá implantar la Formación Profesional Básica y los itinerarios en cuarto de ESO, porque dado que la LOMCE persigue "la reducción del abandono escolar temprano" y eso implica "el mantenimiento en el sistema de un mayor número de alumnos", los costes "serán tanto mayores cuanto mayor sea el éxito de la ley".
"Eso es una cuestión a discutir en la revisión quinquenal del sistema de financiación de las comunidades autónomas y yo no comprometería una cifra porque tenemos que ir viendo qué resultados se van consiguiendo año a año y, en función de ellos, habrá que adoptar las previsiones que correspondan para atender al sobrecoste", ha señalado.
Por otra parte, el ministro ha aceptado la petición de las distintas comunidades autónomas de fragmentar el desarrollo reglamentario de la LOMCE en lo que al currículo educativo se refiere. Si estaba previsto aprobar en los próximos meses dos decretos para configurar todos los contenidos de todas las etapas, ahora sólo verán la luz, previsiblemente en marzo, dos normas relativas a los cursos que en septiembre arrancarán con la nueva configuración marcada por la LOMCE, es decir, primero, tercero y quinto de Primaria y Formación Profesional Básica. El currículo del resto de los cursos se definirá por Real Decreto "en un momento ulterior" que, según Wert, será en todo caso este año.
En cuanto a las críticas de varias comunidades autónomas por la celeridad con la que se persigue la implantación de la ley, el ministro ha señalado que "las respeta todas" pero ha incidido en que "es posible" cumplir con el calendario porque "una clara mayoría de las comunidades autónomas" así lo han manifestado.
"Son justamente aquellas comunidades gobernadas por partidos que han expresado su oposición radical a la LOMCE y su voluntad de derogarla quienes encuentran imposible llegar a tiempo a su desarrollo. Quizá es una coincidencia", ha ironizado el ministro, quien ha incidido en que el calendario está en el propio cuerpo de la Ley y es por tanto una cuestión "ya aprobada y decidida".
En este sentido, ha señalado que su departamento tiene que "hacer un desarrollo completo de todo el currículo para Ceuta y Melilla", donde ostenta la competencia en materia de Educación, un desarrollo que "va a estar disponible a la mayor brevedad y se va a poner a disposición del resto de las comunidades" porque "les puede facilitar el trabajo".
En la Conferencia, las comunidades han elevado otras peticiones al Ministerio de Educación, como que colabore en el desarrollo de iniciativas de formación del profesorado o que promueva una equiparación de titulaciones de idiomas para que los estudiantes, al término de cada etapa, cuenten con una certificación oficial del nivel adquirido durante sus estudios.
Rechazo de las 'cinco' díscolas
La consejera de Educación del País Vasco, Cristina Uriarte, ha sentenciado que la reunión celebrada esta tarde en el Ministerio de Educación ha sido "decepcionante" porque no se ha atendido en absoluto el planteamiento hecho por las cinco Comunidades críticas sobre "la imposibilidad operativa de la puesta en marcha de la Formación Profesional y la Primara".

"Hemos demostrado que es imposible, seguimos en el mismo punto. Es decepcionante la situación aunque seguimos trabajando con la comunidad educativa", ha señalado Uriarte, para añadir asimismo que "trocear" los currículos de Primaria y FP Básica de los de ESO y Bachillerato "no alivia en absoluto la situación". "Pedagógicamente no es bueno y no resuelve el problema de la imposibilidad operativa de la puesta en marcha", ha criticado.

En cuanto a la financiación de la FP Básica, ha señalado que "habrá que ver realmente en qué se concreta" porque las cantidades fijadas por el Ministerio requieren, a su juicio, "un proceso bastante complejo". "La cantidad que se ha tratado, si hacemos un análisis un poco mas serio, 2.000 millones en seis años para 17 Comunidades Autónomas supone 20 millones de euros año por Comunidad. Es totalmente insuficiente", ha criticado.

Por su parte, la consejera catalana de Educación, Irene Rigau, ha señalado que los cambios introducidos por el Ministerio en el desarrollo de los currículos demuestran que "la improvisación y la precipitación ha quedado clara". Asimismo, ha criticado que la financiación anunciada para la FP Básica "no resuelve el problema".

"Claroscuros en la financiación"

En esta misma línea, la consejera de Educación de Asturias, Ana González, ha criticado que es "desconcertante" que el Ministerio "saque de la chistera 2.000 millones de euros" cuando lleva más de un año "hablando de escasez de la financiación". "Demuestra que la presión y la denuncia sistemática que llevamos haciendo era real", ha señalado.

"Hay muchos claroscuros en la financiación. No sabemos cómo se va a realizar el reparto", ha criticado, para añadir que su Comunidad Autónoma sigue teniendo la intención de llevar la LOMCE al Tribunal Constitucional. "Por supuesto", ha confirmado.

Por su parte, el consejero andaluz de Educación, Luciano Alonso, también se ha mostrado escéptico ante las nuevas cifras para financiar la FP Básica. "Ya veremos como se reparte, pero no se puede hacer una ley de esa categoría sin financiación", ha señalado.

Asimismo, ha asegurado que Andalucía mantiene el recurso de inconstitucionalidad contra la norma porque "se falta a las comunidades autónomas". En ese sentido, ha subrayado que las regiones tienen un Estatuto que la LOMCE avasalla".

Al término del encuentro, el responsable andaluz ha admitido que se va de la sectorial con "tristeza" y ha manifestado que cada vez que acude a una reunión de este tipo, "el Ministerio no despeja ninguna de las incertidumbres". En ese sentido se ha quejado de que se siga "sin ver claramente cuál va a ser el calendario de aplicación" y de que haya "un acelero y una prisa que no se corresponde con una ley de esta importancia".

La consejera de Canarias, Manuela de Armas, también ha vuelto a insistir tras participar en la Sectorial que va a ser "muy difícil" poner en práctica la ley con los plazos existentes. "Nos queda poco margen para seguir desarrollando las normas autonómicas. Estamos muy preocupados, vamos a ver como lo hacemos", ha criticado, para matizar, no obstante, que ello no significa "ser insumisos".

"Los plazos siguen siendo los mismos por lo tanto la preocupación es la misma. Respecto a los dineros parece ser que se ha mejorado, pero vamos a ver cuánto nos llega y cómo, y después de eso hablamos", ha concluido.