Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dramática separación de una hija y una madre a la que han quitado la custodia

No hay razones ni decretos judiciales para convencer a una niña de seis años a dejar su vida atrás. No hay historias, cuentos o premios con los que poder disuadir a una hija a dejarse arrancar de los brazos de su madre y de lo que ha sido su entorno hasta ahora: Su colegio, sus amigos, su hermanastro. Gernika ha sido testigo de una desgarradora escena resultado del divorcio de una pareja y de la última sentencia de una juez que da la custodia al padre porque considera que la madre obstaculizó la relación paterno filial. Carmen alega que fue un fin de semana que la pequeña tenía fiebre pero del que no guarda justificante médico. En primera instancia, la juez estima que debe vivir con el progenitor en Galdakano, sin contacto con el entorno materno. En la calle los vecinos se concentraban apoyando a Carmen. Según el último informe psicosocial, la madre anima a la niña a visitar al padre y un traslado radical perjudicará su desarrollo considerablemente. Su madre ha sido detenida y la pequeña ha sido conducida finalmente al Hospital de Cruces desde donde será entregada a su padre.