Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite Gerardo Robles de 'Foro Asturias' por pedir una fiesta nacional por la muerte de Santiago Carrillo

El encargado del Consejo Sectorial de Consumo ha renunciado a todos sus cargos

Gerardo Robles, número quince en la candidatura de Foro Asturias a las elecciones municipales de Gijón, y miembro, en representación de su partido, del Consejo Sectorial de Consumo, y de una comisión de trabajo de la Fundación Municipal de Cultura ha presentado su renuncia a todos los cargos que ocupa en el Consistorio de Gijón. Lo hace tras haber protagonizado una polémica derivada de sus comentarios en Twitter, donde escribió el pasado día 18.
Robles ha explicado que su decisión ya ha sido comunicada a la Presidenta de la Comisión Promotora de Gijón y ha destacado que el motivo de este cese "no es la petición de Jorge Espina (IU), pues considera que sus comentarios en las redes sociales "son absolutamente particulares y personales, realizados sin ánimo de ofensa alguna, pero han sido difundidos y manipulados por Espina".
"Jamás me manifesté en los términos expuestos por el joven aprendiz de dictador que, por el contrario, además de transformar mis palabras, dedicó una rueda de prensa a insultarme y poner en cuestión mi capacidad para expresarme con libertad tal y como han hecho tantos españoles, unos a favor y otros muy críticamente, tras el fallecimiento de una figura tan controvertida y polémica como Santiago Carrillo", ha destacado Robles.
En este sentido el militante de Foro Asturias explica que ceso en estos cargos por "no considerar oportuno contestar, mientras los ocupo, a quien se aprovecha de un sueldo público, que cobra por representar a todos los gijoneses, para insultar a quien no piensa como él, demostrando su carácter totalitario camuflado bajo la apariencia del niño gracioso del Pleno, y su incapacidad moral para dar lecciones a nadie".
Asegura además que cesa en todos los cargos de representación que ocupo, pero no la militancia en Foro, al seguir "creyendo en el proyecto de regeneración de la vida política", ni tampoco la Comisión Promotora de Gijón, ya que asegura que "las innumerables muestras de apoyo recibidas estos días de compañeros, simpatizantes y directivos de otras Comisiones Promotoras le animan para continuar contribuyendo a construir y mejorar nuestra sociedad y trabajando por el proyecto, más vivo y necesario que nunca, que lidera Francisco Álvarez-Cascos".