Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat suspende la gestión de Ingesan-Asproseat en una residencia de Barcelona y abre expediente sancionador

A la empresa no le consta ninguna notificación de la suspensión y analizará si hay incumplimiento
La Generalitat ha suspendido cautelarmente la actividad de la gestora Ingesan-Asproseat en la Residencia Molí-Via Favència de Barcelona, y ha abierto un expediente sancionador ante "graves irregularidades funcionales" detectadas hace un mes que no se han solucionado y después de la aparición hace dos días de un brote de sarna que ha afectado a tres usuarios y tres trabajadores.
En un comunicado, la Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat ha explicado que ha tenido conocimiento del brote este miércoles, en una visita rutinaria de inspección, y que la entidad no ha adoptado las medidas necesarias para aislar a usuarios y trabajadores.
Según el Govern, no ha comunicado la aparición de este brote en los plazos establecidos a los familiares, ni lo ha hecho saber a la Conselleria por los canales adecuados "cuando hacía más de 24 horas que tenían conocimiento" de ello.
El departamento de Dolors Bassa ha iniciado las gestiones para que se haga cargo de la gestión de esta residencia la empresa mejor valorada de acuerdo con la Ley de contratación correspondiente, que asumirá la plantilla de la residencia, un equipamiento de 100 plazas que gestionaba Ingesan-Asproseat desde 2016, cuando ganó el concurso.
Ha añadido que el Servicio de Inspección detectó hace un mes irregularidades graves en la medicación, las comidas y la higiene que actualmente no se han solucionado.
Fuentes de la UTE --que agrupa Ingesan-Asproseat-- consultadas por Europa Press han explicado que a la empresa no le consta ninguna notificación de la suspensión, por lo que analizará jurídicamente si hay incumplimiento y tomará decisiones al respecto.