Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gemelas de porcelana

Gemelas de porcelanacuatro.com

A las 23 semanas de embarazo, los médicos informaron a Charmaine y a su marido que sus gemelas podrían nacer con una deformidad ósea grave. La pareja decidió seguir adelante y tras el nacimiento, nada hacía indicar que sufrieran la enfermedad hasta que 11 días después pudieron comprobar lo delicadas que eran Amy y Ava: Con solo acunarlas se les podrían romper las costillas. Las pequeñas son tan frágiles como la porcelana.

Los padres de las gemelas Amy y Ava viven intranquilos. Sus pequeñas sufren una enfermedad rara que convierte a sus niñas en dos muñecas de porcelana. Amay y Ava, de Cambuslang, en South Lanarkshire, Reino Unido, nacieron con Osteogénesis Imperfecta conocida como la enfermedad de los huesos de cristal. Una dolencia que afecta a 1 de cada 15.000 personas en Reino Unido.
Según cuenta la madre, en el diario británico DailyMail, "las niñas son tan delicadas que en una de las primeras radiografías que les hicieron después de su nacimiento, tenían doce huesos rotos. Y eso que apenas se habían movido". "Es desgarrador", añade Charmaine, "no me gusta ver a mis hijas sufriendo".
La pareja tiene que ser extremadamante cuidadosa con sus pequeñas porque incluso acunarlas en sus brazos puede suponer romperles alguna costilla. Una situación que les crea un estado paraonico, incluso vestirlas o bañarlas se convierte en una tortura mental. Charmaine recuerda como un día estaba bañando a Ava suavemente y sintió que se le rompía el brazo y nada más volver del hospital con ella, se dieron cuenta de que a Amy se le había roto una pierna al retorcerse en su cuna. A los pocos días, volvía a ser Ava quien se rompía alguna costilla también moviéndose en su camita.