Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GSK se compromete de proporcionar sus vacunas esenciales a organizaciones sociales a precios más bajos

GSK va a mostrar su compromiso, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, que estos días se celebra en Nueva York (Estados Unidos), de proporcionar sus vacunas esenciales a organizaciones de sociedad civil (OSC) reconocidas internacionalmente (como Médicos sin Fronteras) a precios más bajos, con el fin de que las usen en crisis humanitarias graves donde los gobiernos son "incapaces" de reaccionar.
En principio, esto se aplicará a la vacuna neumocócica de GSK para ayudar a proteger a los niños frente a enfermedades como la neumonía. Trabajando con colaboradores como Gavi, GSK se propone proporcionar 'Synflorix' con un descuento de más de dos euros (3,05 dólares) por dosis a organizaciones benéficas que financien y proporcionen programas de inmunización a refugiados y personas desplazadas.
Esta oferta se lleva a cabo sobre la base de que ningún tercero intente tomar como referencia este precio que está destinado a ayudar a los refugiados. Además, GSK considerará expandir esta oferta a otras vacunas esenciales en el futuro.
"Me satisface que ahora podamos ofrecer nuestra vacuna neumocócica al menor precio posible a OSC que proporcionan programas de inmunización esenciales a refugiados. Aunque los programas dirigidos por los gobiernos ofrecen una mejor oportunidad para proporcionar una vacunación sostenible, sabemos que no siempre es posible, especialmente en un momento de crisis. A través de este nuevo compromiso, esperamos poder proporcionar constancia y estabilidad a los profesionales sanitarios de algunas de nuestras comunidades más vulnerables", ha aseverado el CEO de GSK, Sir Andrew Witty.
Por otra parte, durante el encuentro la compañía también va a mostrar su "continuo" compromiso en la lucha contra la resistencia antimicrobiana (RAM) y la necesidad de una respuesta "más firme y constante", proveniente de diversos grupos de interés, a esta amenaza de salud mundial. De hecho, Andrew Witty va a ser el responsable de subrayar la importancia de hacer frente a esta amenaza para ayudar a proteger a las generaciones futuras y elogiará el continuado compromiso político de alto nivel.
Continuando con la Declaración de la Industria para Combatir la RAM, lanzada en Davos en enero de 2016, que exigía una acción colectiva para crear un mercado sostenible y previsible para los antibióticos, GSK, junto con otros, se unirá a una 'Hoja de ruta' de la industria, lo que supondrá una serie de compromisos específicos para reducir el desarrollo de resistencia antimicrobiana, invirtiendo en I+D y mejorando el acceso a los antibióticos.
De hecho, esta semana, GSK anunciará que su activo más avanzado (un antibiótico con un nuevo mecanismo de acción) ha recibido el estatus de 'Producto Cualificado para Enfermedad Infecciosa' por parte de la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), lo que acelera la revisión de la solicitud de aprobación del fármaco. Este activo, que se está desarrollando en colaboración con la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado del gobierno de los Estados Unidos, está avanzando ahora hacia la fase III del estudio, tras los resultados positivos de la fase II.
PREPARARSE PARA PANDEMIAS FUTURAS
También, GSK sumará su voz esta semana a la petición de una mejor preparación mundial ante emergencias sanitarias mundiales. En este sentido, en la Cumbre del Bien Social, celebrada en la Fundación de las Naciones Unidas y Mashable en Nueva York este lunes, el presidente de Vacunas de GSK, Moncef Slaoui, ha reiterado el apoyo de la compañía hacia un programa más concertado y coordinado para potenciar la preparación frente a posibles futuros brotes.
Ante las recientes amenazas para la salud mundial como el ébola y el Zika, existe un consenso creciente entre los gobiernos y las organizaciones multinacionales sobre la necesidad de anticiparse y prepararse "mejor" frente a las amenazas de salud mundial con el objetivo de evitar las consecuencias devastadoras para la salud, las economías y la seguridad mundial.
Ante ello, GSK propone crear una Organización para Emergencias Biológicas (BPO, por sus siglas en inglés), una organización sin ánimo de lucro dedicada, de forma permanente, a investigar y desarrollar nuevas vacunas frente a posibles amenazas futuras para la salud pública. Los patógenos fijados como objetivos se seleccionarían y se les daría prioridad siguiendo la orientación de expertos independientes en salud pública.
La BPO tendría su sede en el centro que GSK tiene en Rockville (Estados Unidos), si bien, tal y como ha informado la compañía, el desarrollo de dicha instalación exige tener un planteamiento colectivo que cuente con el respaldo de gobiernos y otras organizaciones. Para ello, está colaborando "activamente" con gobiernos, donantes y ONGs para conseguir la financiación que permita al BPO avanzar sin demora.
"La Asamblea General de la ONU es un momento importante para reflexionar y actuar sobre algunos problemas de salud graves a los que nos enfrentamos actualmente, y que podrían poner en peligro el excelente progreso que se ha hecho por mejorar la salud en todo el mundo. Desde llegar a los refugiados con vacunas esenciales, hasta evitar la amenaza creciente de la resistencia a los antibióticos, no podemos afrontar estos retos solos. Es necesario que las empresas, los estados y las OSC trabajemos juntos", ha zanjado el CEO de GSK.