Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GSK se suma al Día Mundial de la Rabia y ofrece consejos para las personas que viajen a zonas de riesgo

La compañía GSK se ha sumado a la conmemoración del Día Mundial de la Rabia, que tiene lugar mañana 28 de septiembre, para aunar esfuerzos ante una enfermedad olvidada, pero evitable, que afecta a más de 61.000 personas en todo el mundo, sobre todo niños, que mueren cada año de rabia. Para ello, GSK ofrece consejos específicos sobre la rabia para las personas que viajen a zonas de riesgo.
GSK ofrece consejos específicos en las plataformas web 'Comoviajarsano.com' y 'Viajarsano.com', donde se puede encontrar información sobre los centros especializados más cercanos para cada usuario y recomendaciones en función del país de destino. La información también está disponible en una 'app', tanto para Android como para iPhone. Asimismo, ha editado un material específico sobre rabia disponible en la web 'www.gsk.es'.
Los viajeros que vayan a trasladarse a los países más afectados y que pasen mucho tiempo al aire libre, en particular en zonas rurales, o que practiquen deportes como ciclismo o senderismo, así como los viajeros cuya estancia sea prolongada en zonas donde el acceso a la atención médica sea limitado, deben tomar mayores precauciones.
Asimismo, deben tomar medidas de precaución las personas con ocupaciones de alto riesgo, como quienes por razones profesionales puedan tener contacto con murciélagos, animales carnívoros y otros mamíferos en zonas afectadas por la rabia.
PREVENIR EL CONTAGIO
El hecho de que no existan datos fiables sobre casos de rabia, debido a la infradeclaración en países en desarrollo, y de que no se adopten las medidas preventivas para evitar el contagio, no sólo genera un altísimo coste humano, sino también sanitario.
La rabia está producida por un virus ARN del género 'Lyssavirus' y es casi siempre mortal para los humanos una vez aparecen los primeros síntomas. Más del 99 por ciento de los casos son secundarios a mordeduras de perro, aunque también puede ser transmitida por otros animales, especialmente los murciélagos.
La enfermedad puede adoptar dos formas clínicas, una rabia paralítica caracterizada por la parálisis de los músculos, o una rabia furiosa que cursa con excitabilidad y aerofobia como primeros síntomas.
Para prevenir el contagio, hay que tener en cuenta las áreas donde está más presente la patología. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Europa, Australia, América del Norte y el Cono Sur figuran como zonas de bajo riesgo, mientras que casi toda Asia y África están consideradas áreas de riesgo medio o alto.