Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Pelayo firma un convenio de colaboración con la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos

Fundación Pelayo ha anunciado su apoyo el proyecto 'Strada' de la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos para ayudar a madres sin recursos que tienen niños en riesgo de exclusión social. Así, tras la visita a uno de los tres hogares que la Fundación Padre Garralda tiene en Madrid para acoger a los niños con sus madres e intercambiar impresiones con ellos, ha tenido lugar el acto firma del convenio de colaboración.
El acuerdo ha sido firmado entre los presidentes de ambas entidades, Marcelino Oreja, por parte de Fundación Pelayo y María Dolores Navarro, por parte de Fundación Padre Garralda, para asentar las bases de la colaboración conjunta.
El proyecto 'Strada' que se encarga de ofrecer ayuda a madres con niños en riesgo de exclusión social que no tienen recursos de ningún tipo, da la oportunidad a estas familias monoparentales de poder vivir en alguno de los tres hogares de los que dispone la Fundación Padre Garralda y Madrid y así cubrir las necesidades básicas de los menores, garantizando su desarrollo integral a la vez que ofrece un proceso de formación e inserción laboral a las madres para facilitarles su estabilización personal y su autonomía plena.
"En general, estas madres se encuentran en situación de desamparo después de haber vivido situaciones de maltrato, violencia o adicciones, por lo que estas donaciones de entidades privadas son vitales", ha afirmado la presidenta de la Fundación Padre Garralda, María Dolores Navarro, aprovechando la oportunidad para agradecer a todos los profesionales y voluntarios que sacan estos proyectos adelante.
Por su parte, el presidente de la Fundación Pelayo, Marcelino Oreja, se ha interesado por saber todos los detalles del trabajo que realizan y cómo los ayudan. "Es admirable saber que todas estas personas consideran que aquí tienen su hogar aunque crezcan, se vayan y ya no vivan aquí", declaró.