Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los farmacéuticos se suman a la campaña de la Fundación Aladina 'Un Achuchón por la UCI infantil del Hospital

Los farmacéuticos de Madrid se han sumado a la campaña de la Fundación Aladina 'Un Achuchón por la UCI infantil del Hospital Niño Jesús' para dotarla de la última tecnología, llevar luz natural y mejorar la estancia de los niños y sus familiares. El coste de la obra asciende a 1.500.000 euros y estará terminada el próximo mes de diciembre.
El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) ha decidido sumarse a este gran proyecto invitando a participar a las más de 2.800 farmacias madrileñas: Numerosos farmacéuticos de la Comunidad de Madrid colocarán en sus mostradores, o lugares visibles de sus establecimientos, información de la campaña para recabar el apoyo de los ciudadanos.
"Una vez más los farmacéuticos muestran su sensibilidad con los pacientes y especialmente con los niños afectados por cáncer", ha dicho el presidente del COFM, Luis González Díez.
La campaña permanecerá activa durante los meses de noviembre y diciembre, en paralelo a la publicidad que lanzará la Fundación Aladina, protagonizada por personajes muy populares. La fundación está recabando el apoyo de los ciudadanos, que se pueden sumar a la campaña enviando la palabra 'ACHUCHON' al 28014.
El dinero recaudado a través de esos mensajes (1,20 euros) irá destinado íntegramente a la financiación de la obra. Además, los ciudadanos pueden subir una fotografía con su achuchón solidario a sus redes con el hashtag #AchuchonAladina, como ya han hecho muchos amigos de la fundación.
"Los niños se merecen las mejores instalaciones posibles y la más alta tecnología, y ya estamos manos a la obra. Hasta ahora, los pacientes no podían distinguir entre el día y la noche: no había luz natural. Esto afecta sobre todo a los niños enfermos de cáncer porque son los que, de media, pasan más días ingresados en la UCI, a veces más de un mes", ha relatado el presidente de Aladina, Paco Arango.