Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Palabras textuales del maquinista al llegar a la curva: "Voy a 190"

Al mando del tren que descarriló en Santiago de Compostela, Francisco José Garzón Amo, 52 años y oriundo de Monforte de Lemos, aunque vecino de A Coruña. No está detenido, pero sí bajo custodia policial a instancias del juzgado número 3 de Santiago encargado de investigar el siniestro. Garzón dio negativo en el control de alcoholemia. Se había puesto al mando de la máquina en Orense tras relevar a su compañero de cabina. Al llegar a la curva, y según los primeros datos de la investigación, admitió ir a más del doble de la velocidad permitida en este tramo. "Voy a 190", son palabras textuales que, según El Pais, pronunció en su comunicación con la estación. Luego, y tras el impacto, comentó por radio: "¡Somos humanos! ¡Somos humanos!".  "Espero que no haya muertos porque caerán sobre mi conciencia". Lo dijo atrapado en la cabina, con dolor de espalda y costillas. Sin, aún, la más remota idea de la gravedad del desastre. A la magnitud de la tragedia se suma el peso de la pregunta ¿qué pudo pasar para que tomara así la curva en una línea en la que llevaba tres años destinado? Protagonista, a su pesar, el maquinista del Alvia tenía su página en Facebook. Ha sido borrada al poco del suceso. En ella había colgado una imagen del velocímetro con comentarios sobre los 200 kilómetros por hora -admitidos en algunos tramos- que llegó a alcanzar.