Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscalía pide la demolición de 98 viviendas de británicos

Bill y Sandra compraron esta casa hace diez años. Invirtieron todo su dinero. Más de 200.000 euros que ahora podrían perder. "Chatarra", dice Bill y tira al suelo la carta que notifica que su vivienda podría ser derribada. "Estamos devastados, nos quedaremos sin casa" dice Bill. La mujer de Bill añade que no son criminales sino "víctimas del sistema legal español". La fiscalía pide que se derriben 98 viviendas como esta porque fueron construidas sin licencia y en suelo no urbanizable. Sin embargo, ellos no lo sabían. La mayoría se gastaron sus ahorros. No tienen dinero y tampoco esperanza porque la Junta no prevé que ellos se beneficien de la ley de ordenación extraordinaria que se está preparando. Sin embargo ellos seguirán luchando para que esta pesadilla vuelva a ser la casa de sus sueños.