Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cajas de cartón para recibir a los bebés finlandeses

Cajas de cartón para recibir a los bebés finlandesesBBC

Las mujeres embarazadas de Finlandia reciben de su Gobierno cajas de cartón con un conjunto de objetos que toda madre necesita para cuidar de un recién nacido. Ropa, pañales, juguetes e incluso sábanas y colchones que permiten convertir dicha caja en la primera cuna donde el bebé dormirá por primera vez.

Se trata de una tradición que lleva instaurada en Finlandia más de 75 años, desde su comienzo en 1938, y ha pretendido siempre ofrecer el mejor comienzo posible a los bebés y simplificar la llegada del recién nacido a las madres, sin importar la condición social de la familia.
Este 'paquete de maternidad', como lo denomina el portal BBC, está al alcance de cualquier mujer embarazada de forma gratuita, como un regalo del gobierno. Las madres pueden escoger entre esta caja o recibir alrededor de 160 euros en efectivo.
Sin embargo, el 95% opta por la caja que contiene elementos que toda madre necesita para cuidar a su pequeño: monitos, ropa de dormir y para el día a día, productos para el baño, pañales e incluso un colchón que muchas utilizan en la caja y crean así la primera cuna del pequeño.
La caja actualmente está institucionalizada en Finlandia como la transición hacia la maternidad y  decenas de generaciones acuden al Estado a recibirla como un momento emocionante en la vida de toda madre, que supone algo así como “la primera promesa de bebé”.
Esta política del paquete de maternidad surgió en principio para familias con pocos recursos, debido a la pobreza del país y el alto nivel de mortalidad infantil. No obstante, en 1949 ampliaron la política a todas las mujeres, y se añadió la condición de que las futuras madres “para obtener la caja, tenían que visitar a un médico y una clínica pública prenatal antes de los cuatro meses de embarazo", explica Heidi Liesivesi, trabajadora de Kela, la seguridad social finlandesa.
De esta forma, la caja supuso un instrumento que además de ayudar al cuidado de los bebés, permitió extender por el país la costumbre de visitar a profesionales médicos durante el embarazo, y así evitar riesgos innecesarios para las madres.