Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI invita al presidente de Israel a visitar España

El Rey Felipe VI ha mantenido este viernes un encuentro con el presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, antes de asistir en Jerusalén al funeral por el expresidente, ex primer ministro y premio Nobel de la Paz Simon Peres, ha informado Casa Real.
En esa entrevista, el monarca ha invitado a Rivlin a visitar España, y el presidente israelí ha hecho lo propio trasladando otra invitación al Rey para que haga una visita oficial a Israel, han informado fuentes del Palacio de la Zarzuela.
Los dos jefes de Estado han hecho un repaso a la relación bilateral entre ambos países, han hablado de la reciente concesión de la nacionalidad española a los judíos sefardíes, al tiempo que han analizado la situación de Oriente Próximo y coincidido en reconocer la figura de Peres como "uno de los constructores de la paz" en la región, según las mismas fuentes.
Peres falleció este miércoles en Tel Aviv a los 93 años de edad, tras haber sido ingresado hace dos semanas después de sufrir una hemorragia cerebral.
El Rey Felipe se suma hoy a la amplia representación de jefes de Estado y líderes internacionales que acudirán el viernes al Monte Herlz, el cementerio nacional de Israel, en Jerusalén, donde se celebrará el funeral a las 11.00 horas.
Está previsto que asistan el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, o el Príncipe Carlos, heredero de la Corona británica; el presidente francés, François Hollande y la reina Beatriz de Holanda. También se espera al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.
Felipe VI y su padre don Juan Carlos enviaron el miércoles sendos telegramas de pésame a Rivlin por el fallecimiento de Peres, su predecesor en el cargo, que junto al entonces primer ministro israelí, Isaac Rabin, y al presidente palestino, Yasir Arafat, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1994 por las negociaciones de paz que concluyeron con los Acuerdos de Oslo.
En esas misivas, ambos expresaron su "gran tristeza" por la noticia de la muerte del Nobel de la Paz y destacaron que nunca olvidarán su "contribución al impulso de las conversaciones en el proceso de paz" entre israelíes y palestinos. También pusieron en valor su compromiso profundo con los valores que fundamentaron la construcción del Estado israelí.