Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI retomará en enero su viaje fallido a Arabia Saudí, cancelado dos veces

Tiene pensado viajar a Marruecos y recibirá en España las visitas de Hollande y Macri
Felipe VI prevé retomar en enero su viaje fallido a Arabia Saudí, que ha tenido que cancelar en dos ocasiones anteriores por circunstancias sobrevenidas, han informado a Europa Press fuentes del Gobierno. La primera de ellas como consecuencia de la interinidad del Ejecutivo español y la más reciente, en noviembre pasado, por la muerte de un hermano del Rey Salman.
El interés principal de la visita del monarca a la rica monarquía petrolera radica esencialmente en respaldar a las empresas españolas con proyectos en curso en ese país o que aspiran a conseguir licitaciones.
Es el caso del contrato --pendiente solo de su firma por parte de las autoridades saudíes-- para que la empresa pública Navantia construya cinco corbetas para las Fuerzas Armadas saudíes, por valor de unos 2.000 millones de euros y que garantizará carga de trabajo para los astilleros de San Fernando (Cádiz) por varios años.
Pero el monarca también quiere con este viaje cultivar la relación personal con dos pesos pesados del reino que están llamados a suceder al Rey Salman: el príncipe heredero (y sobrino del rey Salman), Mohamed bin Naif, ministro del Interior y responsable de la estrategia contra el terrorismo y la política exterior; y el vicepríncipe heredero e hijo del monarca, Mohamed bin Salman, ministro de Defensa y responsable del plan Visión 2030 para diversificar y modernizar la economía saudí, puesto que dentro de 80 años se agotarán las reservas de crudo.
El desplazamiento del Rey a Arabia Saudí lo han cuestionado Podemos y ERC, que no apoyan que el jefe del Estado visite un país que vulnera los derechos humanos: ha ejecutado a un centenar de personas este año y encarcela sistemáticamente a los disidentes, como el conocido bloguero Riad Badawi, condenado a 10 años de prisión y a recibir 1.000 latigazos.
Ciudadanos ha subrayado la necesidad de que el Gobierno aproveche el viaje del Rey para expresar ante las autoridades saudíes su preocupación en materia de Derechos Humanos, pero sigue siendo una duda si el Ejecutivo hará público los mensajes que en este sentido se pudieran trasladar en el marco del viaje, por miedo a que las autoridades saudíes se sientan ofendidas.
El viaje a Arabia Saudí es de momento la única visita que el monarca ha conseguido recuperar de todas las que, aun estando programadas y preparadas, se tuvieron que cancelar con motivo de la prolongación durante casi un año del Gobierno en funciones. También se anularon visitas de Estado a Reino Unido, Japón y Corea del Sur que, hoy por hoy, siguen sin estar en la agenda. En el caso de Reino Unido, hay voluntad por ambas partes de retomar la visita de Estado en cuanto sea posible.
Con Japón y Corea del Sur la cosa se complica. El país nipón está en pleno proceso de preparación de la abdicación del emperador Akihito, mientras que en Corea del Sur la presidenta Park Geun-hye ha sido destituida por un escándalo de corrupción que salpica a una confidente íntima, que se habría enriquecido gracias a sus lazos con la presidenta pero que también tuvo acceso a documentos clasificados e intervino en la redacción de discursos de la presidenta sin ocupar cargo público alguno.
SIGUIENTE DESTINO, MARRUECOS
Quien espera más pronto que tarde una visita del Rey Felipe es Marruecos, que tras la visita de presentación que los Reyes hicieron al reino alauí en julio de 2014 aguarda un viaje oficial del jefe del Estado español para este año.
Pero la actividad internacional del Rey Felipe --muy mermada este 2016 con el bloqueo político en España-- estará marcada también en la primera mitad del año por las visitas de líderes internacionales que recibirá en el Palacio de la Zarzuela.
A finales de enero o febrero se espera al presidente francés, François Hollande, que visitará España para celebrar la tradicional cumbre bilateral entre los dos Gobiernos meses antes de abandonar el cargo (Francia celebrará elecciones presidenciales entre abril y mayo y Hollande no es candidato). Aunque el Rey Felipe no participa en estas cumbres, es previsible que reciba en audiencia a Hollande.
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, viajará a España a finales del mes de febrero, para realizar una visita que hubiese querido hacer antes pero que la interinidad del Gobierno le impidió. Macri tiene mucho interés en recuperar la relación privilegiada que ambos países tenían antes de la etapa final del mandato de Cristina Fernández, que decidió la expropiación de YPF a Repsol.
Antes que Macri pasará por Zarzuela el presidente de Alemania, Joachim Gauck, que abandonará el cargo en el primer trimestre del año. Su sucesor será elegido en las elecciones presidenciales del 12 de febrero y tomará posesión en marzo.
También está pendiente de que se concrete una visita del presidente de Israel, Reuven Rivlin, pero Israel acaba de suspender las visitas oficiales a los países --entre ellos España-- que apoyaron la reciente resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que declaró "ilegales" los asentamientos en territorios ocupados.