Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Tensa relación entre la duquesa de Cambridge y la novia del príncipe Enrique?

La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, y la novia del príncipe Enrique, Cressida BonasInformativos Telecinco

Primero fue el nacimiento y ahora es el bautizo. Cada vez se conocen más datos de una de las celebraciones más esperadas para los Duques de Cambridge y aunque esta vez las novedades no afecten directamente al pequeño príncipe Jorge, sí a sus reales papás y es que al parecer varios miembros de la Familia Real británica han sido borrados de la lista de invitados al bautizo. Cressida Bonas, novia del príncipe Enrique, ¿asistirá? Las malas lenguas dicen que su relación puede ser más que tensa por temas del corazón.

La princesa Ana hija de la Reina de Inglaterra y la Condesa de Wessex, parece que no asistirán el próximo 23 de octubre a la ceremonia que se celebrará en la capilla real del palacio de St. James y continuarán con su agenda real. La decisión de los duques tiene como objetivo conseguir una celebración íntima y según han revelado fuentes cercanas a la realeza al diario The Telegraph, es probable que la mayoría de los miembros de la Familia Real no asistan al evento.
En el aire queda la posibilidad de que asista la actual pareja del príncipe Enrique, Cressida Bonas, entre los que cada día suenan con más fuerza los rumores de boda, aunque es posible que Cressida se quede sin invitación, ya que no es precisamente, la mejor amiga de la duquesa de Cambridge y es que la hermanastra de Cressida, Isabella Calthorpe, mantuvo un breve romance con el príncipe Guillermo antes de que conociera a su actual esposa y se rumorea que intentó volver con él una vez iniciada la historia de amor entre Guillermo y Catalina, algo que no gustó nada a la duquesa de Cambridge.