Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una familia canadiense renuncia a la tecnología para educar mejor a sus hijos

Una familia canadiense ha dicho ¡basta ya! Ya no puede más y ha decidido renunciar a todos los avances tecnológicos de los últimos años. Quiere que sus hijos tengan una infancia como la  de antes, en la década de los años ochenta. Porque, dicen, estaban tan enganchados que no hablaban entre ellos. Porque quieren que sus hijos vivan una infancia como la suya.