Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Faada acusa a la Generalitat catalana de impedir el decomiso de animales a un "maltratador inhabilitado"

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (Faada) ha criticado que la Generalitat ha parado el decomiso de tres caballos y unas 30 cabras de una finca de Figaró (Barcelona) a cargo de un "maltratador inhabilitado y reincidente", al que se sancionó en 2015 y se le inhabilitó para la tenencia de animales durante cinco años.
En un comunicado este jueves, ha asegurado que la Conselleria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación aprobó el decomiso y pidió a Faada que encontrara un destino para los animales, y a pesar de que la entidad encontró dos santuarios dispuestos a acogerlos, el departamento de Meritxell Serret lo anuló "inesperadamente" el pasado lunes.
El motivo fue la falta de regularización específica de los santuarios, que a causa de su idiosincrásica no pueden ser considerados explotaciones ganaderas --con la finaliad de cría y sacrificio de animales para el consumo humano-- ni centros de acogida --que tienen como objetivo que sean acogidos--.
Faada ha lamentado que, dependiendo de la zona, los santuarios tienen que cumplir una serie de requisitos muy dispares --en sus palabras--, exigidos por la Conselleria de Agricultura o por la de Territorio y Sostenibilidad.
Ha asegurado que la falta de una normativa específica se debe al "nulo interés" de la Generalitat para regularizar la situación, sobre la que ha pedido que se tomen medidas para su regulación y que el Ejecutivo catalán actúe de oficio.
SIN LA ALIMENTACIÓN NECESARIA
En enero de 2015 se decomisaron 15 équidos al ganadero, al que se impuso una multa de 8.000 euros --además de la inhabilitación-- al imputársele cargos por mantener animales sin la alimentación necesaria con graves consecuencias --evidentes signos de desnutrición-- y en instalaciones inadecuadas.
También se le sancionó por falta de identificación de parte de los animales de la explotación, incumplimiento de las campañas de saneamiento ganadero e incorrecta gestión de los cadáveres de los animales muertos en la explotación, a lo que Faada ha sumado que en el momento del decomiso se recogieron otros équidos descontrolados por caminos y carreteras de localidades vecinas.